¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

EEUU RESERVA (Previsión)

Yellen apunta directamente a un alza de tipos de interés este mismo marzo

La presidenta de la Reserva Federal (Fed) de EE.UU., Janet Yellen, optó hoy por la vía directa en un discurso en el que no dejó lugar a las dudas y señaló a la próxima reunión de mediados de este mes como fecha de la "probablemente apropiada" subida de tipos de interés.

Washington, 3 mar (EFE).- La presidenta de la Reserva Federal (Fed) de EE.UU., Janet Yellen, optó hoy por la vía directa en un discurso en el que no dejó lugar a las dudas y señaló a la próxima reunión de mediados de este mes como fecha de la "probablemente apropiada" subida de tipos de interés.

"En nuestro encuentro más adelante este mes, el Comité Federal de Mercado Abierto de la Fed evaluará si el empleo y la inflación continúan evolucionando según nuestras expectativas, en cuyo caso otro ajuste en los tipos de interés sería probablemente apropiado", dijo Yellen en una conferencia en el Club de Ejecutivos de Chicago.

Cuando todos los analistas estaban listos para aplicar la lupa al texto de su intervención y descubrir indicios de la postura de la Fed sobre la fecha del próximo ajuste monetario, su presidenta decidió encarar frontalmente las dudas y apuntar directamente al encuentro previsto para el 14 y 15 de marzo.

Tras las palabras de Yellen en Chicago, las probabilidades de que la subida de tipos, actualmente entre el 0,50 % y el 0,75 %, se produzca a mediados de este mes pasaron del 50 % a comienzos del día a más del 80 % al final de la jornada.

Hasta ahora, la Fed había anticipado hasta tres ajustes monetarios en 2017, pero había eludido concretar las fechas para estos sucesivos encarecimientos del precio del dinero.

Yellen ofreció una visión optimista de la economía estadounidense, al remarcar los avances logrados en los últimos años.

"Dado lo cerca que estamos de nuestros objetivos de mandato (fomento de pleno empleo e inflación del 2 % anual), y en ausencia de nuevos acontecimientos que puedan empeorar sustancialmente las perspectivas económicas, el proceso de retirada del estímulo probablemente no sea tan lento como el que se produjo en 2015 y 2016", subrayó.

En los dos años previos, la Fed llevó a cabo solo un ajuste monetario, respectivamente.

La tasa de desempleo en EE.UU. se encuentra actualmente en el 4,8 %, en niveles considerados próximos al desempleo; y la inflación cerró 2016 en el 2,1 %, la más alta desde 2011.

Con las palabras de Yellen se cierra una semana en la que varios pesos pesados del banco central estadounidense han mostrado la disposición explícita a elevar los tipos de interés.

A comienzos de semana, John Williams, presidente de la Fed de San Francisco, y uno de los colaboradores más estrechos de Yellen, indicó que el ajuste en marzo estaba bajo "seria consideración".

Y hoy viernes, el vicepresidente de la Fed, Stanley Fischer, mostró su total respaldo a su jefa y otros miembros del banco central sobre la creciente necesidad de alzar los tipos de interés.

"Si ha habido un esfuerzo consciente para aumentar las expectativas, me voy a unir a él. Creo que el consejo dado por un amplio número miembros de la Fed es correcto, y lo respaldo con fuerza", sostuvo Fischer en un evento organizado por la Universidad de Chicago en Nueva York.

Además de la solidez de la economía estadounidense en los últimos trimestres, Yellen justificó su enfoque ante la reducción de los riesgos desde fuera de EE.UU.

"En conjunto, las perspectivas para una mayor moderación del crecimiento económico son alentadoras, particularmente, ya que los riesgos que emanan del exterior se han reducido algo", agregó la presidenta de la Fed.

En esta ocasión, Yellen no comentó la agenda económica del nuevo presidente estadounidense, Donald Trump, quien ha adelantado su intención de llevar a cabo un enorme plan de estímulo fiscal a través de un notable incremento del gasto público en infraestructura y defensa y un recorte los impuestos.

Las propuestas de Trump han impulsado a los mercados financieros, con la Bolsa de Wall Street registrando máximos históricos de manera sucesiva y el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, cerró la semana por encima de los 21.000 puntos por primera vez en la historia.

Cargando