¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

EEUU GOBIERNO (Perfil)

Sergey Kislyak, el ojo del huracán ruso que azota al Gobierno de Donald Trump

Embajador ruso en Washington desde 2008, Sergey Kislyak, se ha convertido en el corazón del escándalo que sacude al Gobierno de Donald Trump después de que salieran a la luz sus contactos con el actual fiscal general, Jeff Sessions, quien se los ocultó al Senado bajo juramento.

Washington, 2 mar (EFE).- Embajador ruso en Washington desde 2008, Sergey Kislyak, se ha convertido en el corazón del escándalo que sacude al Gobierno de Donald Trump después de que salieran a la luz sus contactos con el actual fiscal general, Jeff Sessions, quien se los ocultó al Senado bajo juramento.

Kislyak, cuya experiencia política se remonta a la era soviética, se reunió con el entonces senador Sessions antes de los comicios presidenciales de EE.UU., aumentando las sospechas de que Moscú influyera en las elecciones, en tanto que el actual secretario de Justicia era uno de los principales asesores de campaña de Trump.

El papel del diplomático ruso en la presunta injerencia del Kremlin en las elecciones del pasado noviembre comienza a tomar un rol protagonista con este último episodio, que se suma a sus relaciones con el efímero consejero de seguridad nacional de Trump, Mike Flynn, que provocaron su renuncia.

El exembajador de Estados Unidos en Rusia, Michael McFaul, dijo recientemente en una charla en la Universidad de Standford que Kislyak había tenido "todos los trabajos más importantes en el Ministerio de Relaciones Exteriores, excepto uno", el de ministro.

Describiéndole como "eficaz y experimentado", McFaul añadió: "Nunca estás confundido acerca de qué país representa".

Kislyak participó en esa misma conferencia con McFaul para hablar del estado de las relaciones entre Estados Unidos y Rusia, días después de las elecciones de noviembre pasado, en las que Donald Trump salió victorioso contra todo pronóstico.

"Estamos viviendo el peor punto en nuestras relaciones después del final de la Guerra Fría", dijo Kislyak durante la conferencia en la que explicó que el deterioro de las relaciones entre las dos potencias comenzó mucho antes de los problemas en Ucrania.

Además, abordó el caso del exanalista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de EE.UU. Edward Snowden, que calificó como uno de los puntos críticos entre los dos países después de que Rusia concediese al joven asilo cuando la Justicia estadounidense presentó cargos en su contra tras revelar los programas de vigilancia masiva llevados a cabo por Washington.

Kislyak ya representaba a Rusia en la capital estadounidense cuando el FBI detuvo a 10 personas en 2010 acusadas de espiar en suelo estadounidense para el Gobierno ruso y dirigió las relaciones durante toda el Gobierno de Barack Obama, ayudando a negociar el acuerdo para sacar las armas químicas de Siria y evitar así un ataque militar estadounidense contra Damasco.

Asimismo, en ese periodo, Rusia también fue un socio clave en las negociaciones que condujeron al desarrollo del acuerdo nuclear iraní.

Hasta 35 miembros del personal de Kislyak fueron expulsados el pasado otoño por el expresidente Barack Obama, después de que las agencias de inteligencia del país corroboraran que Rusia se esforzó para influir en los resultados presidenciales que concluyeron con la victoria del magnate.

Las conversaciones telefónicas de Kislyak con el general Michael Flynn antes de la investidura de Trump el pasado 20 de enero hicieron que Flynn tuviera que renunciar a su puesto, siendo uno de los funcionarios que menos tiempo ha ocupado un alto cargo en la Casa Blanca.

Varias conversaciones entre Flynn y Kislyak habían sido interceptadas por la inteligencia estadounidense.

Kislyak, de 66 años, trabajó en temas de desarme y estaría familiarizado con el monitoreo estadounidense de comunicaciones diplomáticas y el sistema de vigilancia.

Graduado en el Instituto de Ingeniería Física de Moscú y en la Academia de Comercio Exterior de la Unión Soviética, toda su carrera ha girado en torno a la vida diplomática, representando a su país en Washington durante los últimos nueve años.

Durante la última década de la Guerra Fría, en los años ochenta, trabajó para el Gobierno ruso en Naciones Unidas, en Nueva York.

Cuando la Unión Soviética se escindió y el actual presidente, Vladímir Putin, tomó el poder en los años noventa, Kislyak trabajó en cuestiones de desarme en el Kremlin, para después convertirse en embajador en Bélgica, donde también fue representante de Rusia en la OTAN.

Cargando