Escuche ahora

6AM Hoy por Hoy

Darío Arizmendi


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

CAMBIO CLIMÁTICO

Aumento de temperatura desde 1980 altera el tamaño de poblaciones de especies

Desde 1980 la temperatura media anual en Centro Europa ha aumentado unos 0,3 grados por década, lo que tiene un "impacto serio" en la naturaleza, según un estudio que concluye, tras examinar 1.758 poblaciones de animales y vegetales, que este incremento ocasiona cambios en el tamaño de esas poblaciones.

Los resultados se publican en la revista Nature Ecology & Evolution en un artículo liderado por Diana E. Bowler, del Centro de Investigación de Biodiversidad y Clima de Sencknberg (Alemania), y firmado entre otros por investigadores de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC) de España.

El estudio constata que los cambios a largo plazo de la temperatura tienen efectos también a largo plazo en el tamaño de las poblaciones de especies de plantas y animales, que en esta investigación van desde algas a mamíferos, subraya Bowler.

Para esta científica, un aumento de 1,11 grados en 37 años puede "sonar inofensivo", pero no lo es, porque provoca un "impacto serio" sobre la naturaleza, según una nota de prensa del centro alemán.

En este tiempo, casi la mitad de las especies estudiadas mostraron o bien un aumento o bien una disminución "significativa" en sus poblaciones. Incluso, ese efecto de la temperatura en ambientes terrestre "es tan grande como el efecto que tiene la contaminación sobre las especies", apuntan los autores del estudio.

Así, el cambio en la distribución que se produce en cada especie por la subida de temperaturas viene influido por su preferencia por temperaturas más o menos cálidas.

Esta relación entre estas preferencias térmicas y tamaño de las poblaciones es muy evidente en especies con mucha movilidad como las aves y mariposas, pero también se observa con claridad en animales sésiles (organismos acuáticos que crecen adheridos a un sustrato del que no se separan) o de crecimiento lento como los líquenes, informa el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC).

Según este estudio, las especies terrestres de zonas más cálidas están experimentando una expansión clara de sus poblaciones, pero, al mismo tiempo, disminuyen las especies terrestres que prefieren vivir en ambientes fríos.

Por contra, en las comunidades de agua dulce y marinas, los efectos del aumento de la temperatura aparentemente se manifestaron de maneras más complejas, pero también los signos son visibles: las poblaciones de peces marinos de aguas más templadas están aumentando su presencia en el Mar del Norte.

Para llegar a estas conclusiones, se analizaron una compilación de estudios de 1.758 poblaciones locales, con un total de 1.166 especies de 40 clases, entre ellas mamíferos, aves, algas o líquenes.

"Una de las cosas más importantes de este estudio es la diversidad, la variedad de especies y formas de crecimiento en estas 40 clases", señala a Efe Fernando Valladares, del MNCN y firmante del artículo.

Según este investigador, ya existen estudios sobre el efecto del cambio climático en especies concretas, en una, dos o tres especies; ésta es la primera investigación que agrupa un número tan grande y con especies tan repartidas en las distintas ramas del árbol evolutivo de la vida.

De ahí su importancia, porque se demuestra que los patrones se repiten con independencia de la especie.

La mayoría de los datos fueron tomados en Alemania, con información adicional de países vecinos de Europa Central, pero los resultados podrían extrapolarse a otros lugares, confirma Valladares.

El estudio también sugiere que los impactos del cambio climático sobre los seres vivos no ocurren solos. "El cambio en los usos del suelo, por ejemplo, también influye muy negativamente en las poblaciones y diversidad de especies".