¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Termine el día bien informado con las 5 de CaracolLas noticias más importantes del día en Caracol Radio

Dónde está la bolita
¿Dónde está la bolita?

Venezuela, Trump y la llamada a Santos

Por ahora, no aparecen las drogas como asunto de alta prioridad, como lo desean sectores de oposición en Colombia que aspiran a que por esa vía EE.UU. condicione sus ayudas al postconflicto. Pero Venezuela sí.

Los trinos del presidente Juan Manuel Santos no mencionaron el tema, pero el comunicado de la Casa Blanca sí: el señor Trump en su comunicación con el presidente colombiano expresó su preocupación por la situación de Venezuela y ambos discutieron sobre la necesaria promoción del respeto a la democracia en el Hemisferio.

La versión de la Casa Blanca sobre lo que fue esa charla de 25 minutos contiene más de un elemento de importancia para Colombia porque de alguna manera da pistas de lo que será la relación bilateral. Trump reconoce a Colombia como un fuerte aliado; no dice que Trump respalda el proceso de paz abiertamente pero pone de presente la discusión sobre el apoyo de su país al esfuerzo en esa materia y lo más importante, tal vez, es que por ahora no aparece el tema de las drogas como asunto de alta prioridad, como lo pretenden sectores de oposición en Colombia que desean que, por esa vía, EE.UU. condicione sus ayudas al postconflicto.

Pero el elemento nuevo, el tema de Venezuela, sí puede tener muchos efectos en la relación regional y en la bilateral. De hecho, en la charla de hace pocos días con el presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski, la preocupación de Trump fue similar y hace eco, de alguna manera, a las quejas de congresistas hispanos contra el régimen de Maduro. Pero además hay cuentas viejas por saldar. El secretario de Estado, Rex Tillerson, texano, era la cabeza de Exxon Mobil cuando Hugo Chávez nacionalizó el petróleo en la década de 2000, lo que le produjo millonarias pérdidas a su multinacional.

Por eso no es gratuito que Venezuela sea, después de México, el siguiente país en recibir un duro golpe de Trump. Que Venezuela entre en la charla con Santos podría significar que la Casa Blanca esté buscando aliados en la región contra Maduro para acciones futuras más fuertes, lo cual podría poner a aprietos a Colombia que desde la época de las negociaciones de paz con las Farc y el ELN ha manejado una política discreta sobre lo que pasa en ese país al punto que Santos ha sido tildado de castro – chavista por no alzar fuerte la voz contra los atropellos a los opositores del chavismo. De paso, la presión de EE.UU. contra Venezuela podría atizar los ánimos antichavistas en Colombia y meter en tema en la campaña, por ser un discurso taquillero debido al malestar que empieza a causar la presencia de miles de refugiados de ese país en las ciudades colombianas.

Cargando