¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

GUATEMALA VIOLENCIA

Unicef pide a Guatemala poner fin a la violencia tras el asesinato de 2 niños

Unicef pidió hoy al Estado y al pueblo de Guatemala "no permanecer callados" ante el contexto de "crueldad y violencia" que afecta al país y exhortó a las autoridades a "ponerle fin", después de que este fin de semana dos niños indígenas fueran hallados sin vida dentro de unos sacos.

"Ante los brutales" casos de violencia, como la muerte de dos niños en San Raymundo, en el municipio de San Juan Sacatepéquez, Unicef pidió revisar "el funcionamiento del sistema de justicia", tomar acciones para proteger a los pequeños y "alzar la voz y demandar un verdadero sistema de protección de la niñez".

El domingo fueron localizados dentro de unos sacos los cuerpos sin vida de dos niños, de 10 y 11 años, en una comunidad del oeste del país, después de que fueran secuestrados el viernes cuando iban a la escuela, según contó su abuela a los periodistas.

Los presuntos secuestradores primero exigieron un millón de quetzales (134.589 dólares) y luego 200.000 quetzales (26.917 dólares) para su liberación, pero la familia no logró reunir el dinero para el rescate, de acuerdo con la versión difundida por los medios locales.

Ante esta situación, que conmocionó a parte de la sociedad, el ministro de Gobernación (Interior), Francisco Rivas, anunció este lunes que un equipo de investigadores se trasladó a San Raymundo para investigar la escena del crimen porque se trata de un hecho "lamentable" y "muy violento".

Los dos pequeños serán enterrados este martes.

Según Unicef, en Guatemala cada día mueren 2 niños a causa de la violencia, 40 quedan huérfanos de alguno de sus padres, nacen 6 bebés de niñas menores de 14 años producto de una violación y se reportan 31 casos de maltrato infantil y 23 de abuso sexual.

"La sociedad guatemalteca no puede seguir quedándose callada o tolerar una muerte más. ¡Basta!", manifestó la entidad en un comunicado en el que asegura que esta situación se acompaña de un "alto nivel de tolerancia e indiferencia", provocando que un homicidio sea un hecho "normal".

Cargando