¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

GUATEMALA CORRUPCIÓN

La audiencia para decidir si Pérez Molina va a juicio continuará el miércoles

El juez Miguel Ángel Gálvez seguirá el miércoles con la audiencia de etapa intermedia del caso "La Línea", que inició hoy y en la que debe decidir si irán a juicio el expresidente de Guatemala Otto Pérez Molina y la exvicepresidenta Roxana Baldetti, ambos detenidos por supuestamente liderar la trama.

A las 10.00 hora local (16.00 GMT) de este lunes inició Gálvez esta vista, en la que después de hacer frente a varias peticiones de la defensa de los implicados, sobre todo de la expareja presidencial, dio el turno de la palabra a la Fiscalía.

Durante varias horas el Ministerio Público presentó la acusación formal y completa contra las más de 30 personas implicadas en esta red que defraudó millones de dólares al Estado.

Precisamente será el miércoles cuando el Ministerio Público, a través del titular de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (Feci), Juan Francisco Sandoval, continúe con la exposición de las pruebas y grabaciones que, presuntamente, demuestran la implicación de los procesados.

Pérez Molina y Baldetti, según el Ministerio Público y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), eran los cabecillas de esa estructura criminal, en la que está implicada una treintena de personas más, entre exfuncionarios, empresarios y particulares, quienes están también en prisión preventiva.

Uno de los principales testigos de este caso es el exsecretario privado de Baldetti, Juan Carlos Monzón, quien en la primera etapa del proceso relató al juez Gálvez cómo la estructura realizaba la defraudación aduanera, un testimonio que intenta echar por tierra el expresidente, pues presentó una recusación.

Pérez Molina y la exintendente de aduanas Claudia Méndez, también en prisión, presentaron esta impugnación el pasado 2 de febrero, aunque fue este lunes cuando se hizo público.

Según el testimonio de Monzón, Pérez Molina y Baldetti, quienes eran conocidos como el 1 y la 2 en la trama, recibían de sus propias manos el 50 % de los sobornos que conseguían los miembros de la red en las aduanas para dejar ingresar furgones con productos.

Los dos, imputados por los delitos de asociación ilícita, cohecho pasivo y caso especial de defraudación aduanera, negaron en reiteradas ocasiones los hechos que se les imputan y aseguraron que se trata de una persecución política.

César Calderón, el abogado de Pérez Molina, también recusó al juez Gálvez por dudar de su imparcialidad en el proceso abierto por la trama de corrupción "La Línea", alegando que había vertido opinión sobre el mismo y también sobre su patrocinado.

Pero el titular del Juzgado "B" de Mayor Riesgo, donde se sigue este proceso, lo rechazó, al igual que la petición de Baldetti de no acudir físicamente a las vistas por sufrir "amenazas", lo que lo provoca tener "el sistema nervioso alterado".

En esta audiencia de etapa intermedia, cuya extensión se desconoce, el juez debe decidir si hay indicios suficientes para que los exmandatarios y los implicados enfrenten un juicio.

Cargando