¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

FÚTBOL COPA DE ÁFRICA

Decepción en las calles de Egipto tras no conseguir la corona africana

El sueño de los egipcios de ver a "los faraones" coronarse por octava vez en la Copa de África se desvaneció en los últimos tres minutos del partido contra Camerún y la decepción se apoderó de los aficionados, que mantienen la esperanza de clasificarse para el Mundial de Rusia de 2018.

Las vuvuzelas ya no suenan y los aficionados empuñan las banderas que estaban preparadas para la victoria, y con rabia abandonan los bares de El Cairo sin apenas decir una palabra.

Postrado en la silla junto a sus amigos y asimilando los últimos minutos del partido, Mustafa, un joven egipcio del centro de la capital egipcia, confesó a Efe que no estaban seguros de ganar, pero que esta "es una buena oportunidad para evaluar al equipo de cara a la clasificación del mundial".

Reconoció que este no es la mejor selección que ha tenido Egipto, pero en el mercado son "los mejores jugadores que hay disponibles" para el equipo entrenado por el argentino Hector Cúper.

"Teníamos el sueño de ganar porque hace muchos años que no jugábamos la final. Y por eso nos sentimos ahora muy decepcionados", aseveró un señor ataviado con traje de chaqueta y que veía el partido junto a su mujer, identificado como Samy.

Desde la revolución de enero de 2011, Egipto ha sido una selección invisible en este título continental, y por eso este año el pueblo egipcio ha celebrado más que nunca las victorias de su equipo durante estas últimas semanas.

En el torneo de este año, Egipto ha ganado en tres ocasiones, pero sin marcar muchos goles; y en semifinales, ganó en los penaltis (4-3) gracias a su portero, Essam al Hadari, de 44 años, que se ha convertido en un héroe nacional además de ser nombrado como el mejor portero de la Copa de África de 2017.

En un bar donde los egipcios disfrutaban fumando pipas de agua del partido, que se disputaba en la capital de Gabón, Libreville, dos chicas llamadas Esra y Haya dijeron a Efe que tenían la esperanza de ganar, a pesar de que la selección "no ha jugado bien".

Ellas, al igual que otros hinchas, tuvieron que buscar mucho antes de encontrar un sitio donde poder ver sentados la final, que generó muchas expectativas y a la que "los faraones" llegaron de forma inesperada.

Un joven egipcio llamado Karim explicó a Efe, una vez finalizado el partido, que durante toda la competición Egipto jugó "mal" y consiguió aún así llegar a la final, pero este domingo perdió, aunque "lo hizo bien".

La esperanza es lo último que se pierde y, por eso mismo, los egipcios volverán a confiar en su selección de cara a los próximos partidos, en los que "los faraones" se disputarán con los mejores equipos el pase al Mundial de Rusia.

Cargando