¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

FRANCIA ELECCIONES (Previsión)

La nueva izquierda de Hamon domina el último debate de los socialistas galos

El salario universal para todos los franceses, la política penitenciaria o la mutualización de la deuda, todas ellas propuestas del candidato Benoît Hamon, eclipsaron hoy el ideario de los otros dos principales aspirantes socialistas, Manuel Valls y Arnaud Montebourg.

París, 19 ene (EFE).- El salario universal para todos los franceses, la política penitenciaria o la mutualización de la deuda, todas ellas propuestas del candidato Benoît Hamon, eclipsaron hoy el ideario de los otros dos principales aspirantes socialistas, Manuel Valls y Arnaud Montebourg.

Este tercer y último debate televisado, celebrado tres días antes de la votación del primer turno para escoger al candidato socialista para las presidenciales de abril 2017, tuvo un nombre propio que sobresalió entre los siete candidatos: el del exministro de Educación Hamon.

Sus propuestas robaron protagonismo tanto al exprimer ministro Valls, que parte como favorito con un 34 % de intenciones de voto, como al extitular de Economía Monteboug, que está codo a codo con el propio Hamon para clasificarse al segundo turno.

En un momento en el que se pronostican malos resultados a la esfera socialista en las presidenciales, superados por la derecha de François Fillon y la ultraderecha de Marine Le Pen, el debate de hoy acogió un combate entre tres tipos de izquierda, la más centrista de Valls, la keynesiana de Montebourg y la "moderna" de Hamon, la más atacada esta noche.

"Yo defiendo la sociedad del trabajo (...) A la izquierda no se le puede asociar ni con los impuestos, ni con la idea que damos a todos lo mismo", juzgó Valls, en alusión a la propuesta del controvertido salario universal de Hamon.

Tildada de poco edificante y de irrealizable por su enorme coste, el exministro de Educación se vio acorralado y suavizó su medida, poniendo encima de la mesa una graduación de la misma, al incluir en un primer momento a los jóvenes de entre 18 y 25 años y a los más vulnerables, a quienes embolsaría 600 euros al mes.

"Más que el coste hay que ver lo que aporta. El salario universal crea trabajo, sirve para que el empleado reduzca su jornada laboral y se pueda contratar más y erradica la pobreza", defendió.

Hamon también abrió el debate de la mutualización de la deuda en el ámbito europeo, que llevaría a los países de la unión a compartir los costes de la misma y para lo que deberían convencer a Alemania.

"No soy de una izquierda que hace proposiciones ilimitadas y que luego obliga a subir los impuestos ilimitadamente", respondió Valls, quien en el anterior debate había sido el aspirante más atacado por su rol como primer ministro entre 2014 y 2016 en el Gobierno de François Hollande.

Montebourg, que fue ministro de Economía en un gabinete de Hollande, recetó una estrategia para impulsar las pymes francesas y consideró que la deuda bajará siempre que el paro se reduzca y se aumente el crecimiento.

La política penitenciaria también opuso a Valls y Hamon, pues el primero optó por crear 10.000 plazas más en las prisiones, mientras el otro abogó por "penas cortas" y más reinserción.

En política internacional, hubo consenso acerca de la oposición al régimen del presidente sirio Bachar Al-Assad y sus responsabilidades en la guerra civil y en el impulso del proyecto europeo, aunque con matices estratégicos.

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, ocupó la última parte del debate y Valls reiteró sus polémicas declaraciones sobre el magnate, quien pronosticó una desintegración de la UE y criticó a la OTAN.

"Tomo en serio lo que dijo (...) fue una declaración de guerra política", ahondó.

La escalada en los sondeos de Emmanuel Macron, exministro de un Gobierno socialista que se presenta a las elecciones independientemente, concitó las críticas del resto de candidatos de las primarias que le achacaron de tener un programa confuso.

El exministro Vincent Peillon; la radical de izquierdas Sylvia Pinel; el ecologista François de Rougi; y el demócrata Jean-Luc Bennahmias fueron los otros cuatro candidatos que participaron en el debate.

Los potenciales votantes de la izquierda, de entre 1,9 y 2,6 millones, se desplazarán este domingo a los 6.530 centros de voto del país para escoger qué dos candidatos de los siete pasarán al segundo y definitivo turno del 29 de enero, cuando se determinará el candidato socialista para abril y mayo de 2017.

Cargando