Escuche ahora

Carrusel Caracol


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

MÉXICO COMBUSTIBLES

Gobierno mexicano impondrá precios en caso de alzas desmesuradas a gasolinas

El secretario mexicano de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, declaró hoy que en caso de que existan alzas desmesuradas a los precios de las gasolinas en el marco de la liberalización del mercado, el Gobierno podrá imponer un control de precio o incluso reducirlo.

Durante su comparecencia ante la Comisión Permanente del Congreso, el ministro indicó que la Comisión Reguladora de Energía (CRE) cuenta con facultades para obligar a las estaciones de servicio a presentar reportes diarios de precios.

En caso de detectar aumentos desmedidos que no correspondan a los costos internacionales de los combustibles, del suministro y de la logística, la CRE pedirá a la Comisión Federal de Competencia Económica confirmar si existe abuso.

De ser el caso, se le comunicará a la Secretaría de Hacienda, la cual tiene facultades para imponer un control de precio, fijar un costo máximo o reducirlo hacia condiciones racionales de mercado, afirmó.

Por su parte, el titular de la CRE, Guillermo Ignacio García, precisó que a partir del próximo lunes todas las gasolineras del país obligatoriamente deberán informar el precio del combustible que distribuyen, con lo cual se tendrá la posibilidad de detectar precios que no correspondan en esta etapa al máximo permitido, antes de la liberalización prevista para marzo.

"Si alguna gasolinera está vendiendo por encima del máximo tenemos la posibilidad de trabajar junto con la Procuraduría Federal del Consumidor y nosotros mismos también sancionar al que lo realice", dijo.

Más adelante, añadió, conforme se vaya avanzando en la liberalización del precio, "si nosotros detectamos que el cambio no es justificado, se va a solicitar a la Secretaría de Hacienda establezca un precio máximo".

Estimó que más allá de las medidas que las autoridades puedan tomar, el poder tener diversas gasolineras compitiendo permitirá a los consumidores abandonar a quien no da el servicio adecuado.

En su oportunidad, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade, afirmó que las reformas energética y hacendaria no incidieron en el incremento de precios de las gasolinas y el diésel que entró en vigor el 1 de enero.

"Lo que pasó es que subió al mismo tiempo el precio de la gasolina y el tipo de cambio por encima de la banda, lo que hacía insostenible mantener los niveles que teníamos en 2016", explicó.

Meade argumentó que "aun con el ajuste de los precios máximos en enero, estos seguirán siendo competitivos si comparamos los que se observan en general en otros países".

El senador Esteban Albarrán, del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), afirmó que la decisión de ajustar los precios de los combustibles fue, como han sostenido funcionarios gubernamentales, muy difícil, "de esas que a nadie le hubiera gustado tomar, pero que era necesaria".

A su vez, la diputada Alejandra Gutiérrez, del conservador Partido Acción Nacional (PAN), declaró que su bancada está de acuerdo con la liberalización, pero no con la forma en que procede el Gobierno federal "en un contexto de corrupción y poca transparencia que no asegura el uso que se hará de los ingresos que se obtienen" por el impuesto a la venta de gasolina.

El senador Mario Delgado, del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), apuntó que hay una disyuntiva respecto de aumento entre "actuar en favor de la población o para proteger intereses de unos cuantos".