Escuche ahora

La Historia del Mundo

Diana Uribe


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Internacional

ONU EEUU

Gobierno de Obama cree que sería "extremadamente nocivo" cortar fondos a ONU

El Gobierno saliente de Barack Obama cree que EE.UU. debe mantener su poder de influencia en la ONU y considera que recortar los fondos que aporta a la organización sería "extremadamente nocivo" para los intereses del país.

Naciones Unidas, 13 ene (EFE).- El Gobierno saliente de Barack Obama cree que EE.UU. debe mantener su poder de influencia en la ONU y considera que recortar los fondos que aporta a la organización sería "extremadamente nocivo" para los intereses del país.

"Estados Unidos lidera el mundo en parte porque lidera Naciones Unidas", afirmó hoy la embajadora estadounidense ante la ONU, Samantha Power, que abandonará el puesto el 20 de enero, cuando llegue a la Casa Blanca el republicano Donald Trump.

En su última rueda de prensa en Naciones Unidas, Power hizo un repaso de las gestiones que ha venido realizando Estados Unidos en la ONU en los ocho años de gestión de Barack Obama y los desafíos que tiene ante sí la organización.

Sus palabras se conocen en medio de críticas al papel de la ONU de parte de Trump y amenazas en el Congreso, de mayoría republicana, para reducir los fondos que aporta a la organización Estados Unidos, el mayor contribuyente.

"Si hay menos liderazgo de Estados Unidos en la ONU, otros países van a dar un paso adelante y ocupar el sitio vacante", afirmó Power, una estadounidense nacida en Irlanda que, en su calidad de embajadora ante la ONU, tiene rango ministerial.

Power advirtió que países como Rusia o China podrían salir beneficiados de este repliegue parcial de EE.UU., lo que sería perjudicial para la lucha contra el terrorismo, el respeto de las fronteras y la promoción de los derechos humanos.

"No creo que el pueblo estadounidense se beneficiaría de ello", insistió Power.

Las palabras de la embajadora surgen tras los comentarios despectivos hacia el papel de la ONU lanzados por Trump después de que el Consejo de Seguridad aprobó una resolución que condenaba a Israel por sus colonias en territorios palestinos.

El pasado 26 de diciembre Trump dijo que la ONU se ha convertido en un "club de gente para reunirse, hablar y pasárselo bien", a pesar del "gran potencial" que tiene la organización.

Dos días después, aseguró que la ONU "no está a la altura" de su potencial y, en lugar de resolver los problemas internacionales, "los causa". También dijo que cuando llegue a la Casa Blanca "las cosas (en la ONU) van a ser diferentes".

Todas esas críticas fueron lanzadas después de que el Consejo de Seguridad aprobó una resolución contra los asentamientos israelíes en territorios palestinos que consiguió la luz verde gracias a la abstención de EE.UU., en contra de la recomendación de Trump.

Esa decisión también generó reacciones en círculos políticos en el Congreso para que EE.UU. se replantee su papel en la ONU y limite los fondos de esta organización, una posición que está en sintonía con llamamientos del Gobierno de Israel.

Power, sin embargo, dijo hoy que Estados Unidos no puede "tener las manos atadas" en la organización ni reducir los fondos para acciones como la mediación internacional o la asistencia humanitaria en conflictos.

"Sería extremadamente nocivo para los intereses de Estados Unidos", agregó la diplomática.

La embajadora reconoció las deficiencias que tiene la ONU, con la mitad de sus 193 países miembros sin sistemas democráticos, un aparato burocrático "hinchado" y "malos hábitos" adquiridos en sus 71 años de vida.

También censuró a Rusia y China, dos de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad y con derecho a veto, por "bloquear significativas acciones" para evitar "grandes amenazas" para la paz y la seguridad mundiales.

A pesar de esas "deficiencias estructurales", la embajadora saliente de Estados Unidos ante la ONU defendió a capa y espada el papel de la organización por sus funciones en tareas como el envío de fuerzas de paz.

"Estados Unidos necesita a la ONU (...). Si no existiera, tendríamos que construir una versión parecida a lo que hay ahora", agregó.

Power recordó que el 38 % de los gastos que generan las fuerzas de paz de la ONU está cubierto por Estados Unidos.

Los "cascos azules" son "soldados y policías de otros países, pero a nosotros nos interesa que las naciones a las que van tengan estabilidad", añadió, e insistió: "Naciones Unidas va a países a los que Estados Unidos nunca irá".