Escuche ahora

Noticiero del mediodía

Fidel Franco y Darcy Quinn


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

ARGENTINA R.UNIDO

Argentina dice presencia militar británica en Malvinas no favorece confianza

La canciller de Argentina, Susana Malcorra, dijo que la presencia militar del Reino Unido en el Atlántico Sur, donde se encuentran las islas Malvinas, de soberanía británica pero reclamadas por su país, es algo "que no contribuye" a la confianza que se busca lograr entre ambos países.

"Nosotros creemos que la presencia de bases militares es una cosa que no contribuye a poder generar esa confianza mutua que estamos pretendiendo desarrollar, es algo que hemos dicho pero también es cierto que estas cosas no se revierten de un día para otro", dijo Malcorra a la prensa durante una visita a la Base Carlini, una de las 13 estaciones que el país tiene en la Antártida.

En octubre pasado, Argentina exigió al Reino Unido que se abstuviera de realizar los ejercicios militares que ese país había anunciado para ese mes en Malvinas -y que suele hacer dos veces al año-, por los que la nación suramericana mostró una "formal y enérgica protesta".

"Vamos a tratar de trabajar a través de la confianza para mostrar que no es necesario una militarización del Atlántico Sur. No hemos llegado a un nivel de profundidad en ese tema pero creo que en algún momento tendremos que conversarlo más", sentenció Malcorra.

Esta situación se da luego de que con la llegada de Mauricio Macri a la Presidencia argentina, en diciembre de 2015, ambos países mostrasen la voluntad de iniciar un nuevo clima en sus relaciones, luego de doce años de relaciones deterioradas, durante los Gobiernos kirchneristas.

No obstante, el pasado 13 de septiembre los Ejecutivos argentino y británico divulgaron un comunicado conjunto en el que acordaron establecer un "diálogo" para "mejorar la cooperación" en todos los asuntos "de interés recíproco" del Atlántico Sur.

Entre los puntos que se firmaron fue adoptar "las medidas apropiadas para remover todos los obstáculos que limitan el crecimiento económico y el desarrollo sustentable de las islas Malvinas, incluyendo comercio, pesca, navegación e hidrocarburos".

La ministra recordó que hasta ahora se avanzó en dos vías: el inicio de los trabajos de identificación de los soldados argentinos no identificados sepultados en las Islas Malvinas -víctimas de la guerra que enfrentó a ambos Estados por la soberanía del archipiélago en 1982- y el principio de entendimiento para incrementar la frecuencia de vuelos desde territorio continental argentino a las islas Malvinas.

Así y todo, la canciller señaló que "valdría la pena" pensar en conversar en temas vinculados a la pesca.

"No por la pesca misma, sino por si hay algo que podemos hacer para investigar de manera coordinada y cooperativa cuestiones vinculadas a toda la enorme masa de agua en la cual hay pesca alrededor del territorio de Malvinas", añadió.

"Hay un enorme impacto por la depredación en el Atlántico Sur en general y nos parece que hay una oportunidad de hacer un trabajo de investigación cooperativa que podría ser un paso en el sentido correcto para que todos tomemos medidas que protejan eso que para nosotros es nuestro", sentenció.

Recientemente, legisladores de la oposición, junto con la diputada oficialista Elisa Carrió, amenazaron con pedir el juicio político de la canciller y de otros funcionarios en el caso de que el Gobierno gestione acuerdos en materia de pesca e hidrocarburos con el Reino Unido sin pasar antes por el Parlamento.

"La Cancillería va a ser totalmente respetuosa del rol que tiene el Congreso, que tiene que ratificar cualquier acuerdo que se haga de implicancias que requieran la ratificación", subrayó Malcorra.

En sus declaraciones en medio del territorio antártico reivindicado por Argentina, la ministra recordó que el valor que tiene el Tratado Antártico de 1959 es que "ha preservado y congelado la situación (de los reclamos de soberanía) y alienta a la cooperación y al trabajo en el ambiente científico con un compromiso de no militarización de la zona, sin que eso signifique que nadie deba ceder en lo que considera son sus derechos".

De esta forma, Malcorra apostó por "defender la soberanía" a partir de la presencia y la investigación, algo que en su opinión tiene un impacto en protección del medio pero también lo que tiene que ver con el océano.

"Tiene impacto en nuestro vinculo entre Antártida, Atlántico Sur y Malvinas. Solo si los argentinos comprometemos trabajo y recursos vamos a poder mantenerlo. Esa es la idea, y tendremos que armar un plan que llevará un tiempo pero que tenemos que ser consecuentes con lo que históricamente hemos hecho en la Antártida", reiteró.

Al tiempo que reivindica la soberanía de las Malvinas, Argentina mantiene un reclamo en el sector antártico definido por el paralelo 60º Sur como límite Norte, y los meridianos 25º y 74º de longitud Oeste.

Los reclamos de Chile y Reino Unido se superponen con el argentino: mientras el británico abarca por completo el sector que reclama Argentina, el chileno se superpone en parte.