Escuche ahora

Las Voces del Secuestro

Herbin Hoyos


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Internacional

URUGUAY SEGURIDAD VIAL

El 19 % de los uruguayos admite conducir después de haber consumido alcohol

El 19 % de los conductores uruguayos admite conducir después de haber consumido alcohol, según la cuarta "Encuesta sobre opinión pública en seguridad vial" presentada hoy por la Unidad Nacional de Seguridad Vial (Unasev).

En concreto, un 15 % dice haber manejado luego de haber tomado una cerveza, una copa de vino o un whisky; mientras que un 4 % reconoce conducir después de haber bebido un litro de cerveza, medio litro de vino o tres whiskies.

No obstante, la encuesta indica que el 70 % de los preguntados considera que "prohibir totalmente el consumo de alcohol para conducir" es la medida más eficaz para la prevención de siniestros, al igual que para el 68 % la decisión más eficaz es la de aumentar los controles de alcohol en los conductores.

La norma de "tolerancia cero" al alcohol fue aprobada por el Parlamento uruguayo el 22 de diciembre de 2015 y promulgada una semana después por el presidente Tabaré Vázquez.

Con ella bajó el nivel permitido de alcohol en sangre para los conductores "amateur" de 0,3 gramos por litro a 0, medida que ya regía en el país para chóferes profesionales.

Asimismo, los resultados señalan que un 34 % de los encuestados opina que el Gobierno nacional "ha tomado o está tomando medidas concretas para reducir los siniestros de tránsito", contra un 27 % que están tomando "pocas o ninguna medida concreta".

Entre los que contestan que el Gobierno ha tomado o toma medidas, la más mencionada y por mayor diferencia es la norma de "tolerancia cero", con un 36 % de las menciones, seguida con un 13 % por los controles de alcoholemia.

De ellos, el 79 % de los preguntados, considera eficaces estas medidas, mientras que el 10 % no las cree eficientes y otro 10 % que no sabe o no contesta.

"Es aplastante la opinión mayoritaria de la población en cuanto a que tiene que haber y están de acuerdo con la ley de alcohol cero, y que tiene que haber mayores controles y fiscalización sobre todo los fines de semana", dijo a la prensa durante la presentación del informe el presidente de Unasev, Gerardo Barrios.

La encuesta, realizada por el grupo de investigación de mercado y opinión, Radar, junto con Unasev, fue elaborada el pasado noviembre a través de un estudio telefónico aleatorio a 1.000 personas de más de 18 años que viviesen en localidades de más de 5.000 habitantes.

A su vez, se desarrolló otra encuesta online de 1.000 casos a personas mayores de 18 años que conducen algún tipo de vehículo a través de redes sociales.

"Esta encuesta nacional tiene como finalidad tomarle la temperatura y conocimiento de la gente y dónde está ubicado este problema en la sociedad uruguaya", expresó Barrios.

Además, añadió que "también es una herramienta de gestión, es decir, los indicadores para saber lo que la población interpreta para qué son las normas".

Otros resultados destacados son que el 74 % califica con un 8,4 en una escala de 0 a 10 el nivel de preocupación por los siniestros de tránsito.

Según la percepción de los encuestados, las principales causas de los siniestros son con un 20 % las imprudencias; con un 17 % la "irresponsabilidad de los automovilistas"; con un 14 % "no respetar las señales y normativas"; y un 12 % el consumo de alcohol.

En cuanto al hábito de conducción, un 13 % admite no usar siempre cinturón de seguridad cuando conduce; un 15 % no lo usa siempre cuando va de acompañante; y un 70 % no lo usa siempre cuando va en el asiento trasero del vehículo.

En el 2016, la mortalidad por siniestros de tránsito descendió en un 14,1 %, la menor cifra registrada en el país en los últimos siete años, lo que implica que en las carreteras uruguayas murieron 71 personas menos.

Por otro lado, el número de lesionados también descendió hasta los 27.115 en casi todo 2016, es decir, 3.000 personas o un 10 % menos que en el mismo período del año anterior.

"La inmensa mayoría de ese descenso se debe a que muchos menos motociclistas se involucraron en siniestros graves y siniestros obviamente fatales. Por lo tanto, esta estrategia sirve en cuanto nos permite establecer el ritmo de incorporación de las nuevas normas", concluyó Barrios.