Escuche ahora

Carrusel Caracol

César A. Londoño


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Paralelo entre los discursos de inauguración de Obama en 2009 y 2013

Contextos muy distintos y retos de diferente tamaño moldearon los discursos que el presidente saliente pronunció en la investidura de sus dos mandatos. Sin embargo lo que unió sus discursos fue la creencia que la esperanza puede sobre el miedo.

Colprensa/Archivo

Obama pronunció su último discurso como presidente de Estados Unidos el martes 10.

Después de ocho años en la Casa Blanca vale la pena recordar como fueron sus dos últimos discursos de posesión analizando en detalle cuál fue el contexto en el que recibió el país, qué metas se trazó y cuáles fueron los obstáculos que tuvo que sortear para cumplir sus promesas.

Detalles que se encuentran en sus discursos y que marcan el hilo de su administración.

Además, la referencia a estos discursos permitirá comparar lo que planteó Obama en su momento y lo que afirmará Trump el próximo 20 de enero.

Discurso de inauguración del 2009:

Contexto en el que reciben el poder (Problemas)

En un país al borde de la recesión esto fue el contexto que describió Obama:

“Nuestra economía se ha debilitado enormemente, como consecuencia de la codicia y la irresponsabilidad de algunos, pero también por nuestra incapacidad colectiva de tomar decisiones difíciles y preparar a la nación para una nueva era.

Se han perdido casas; se han eliminado empleos; se han cerrado empresas.

Nuestra sanidad es muy cara; nuestras escuelas tienen demasiados fallos; y cada día trae nuevas pruebas de que nuestros usos de la energía fortalecen a nuestros adversarios y ponen en peligro el planeta”.


“Estos son indicadores de una crisis, sujetos a datos y estadísticas. Menos fácil de medir pero no menos profunda es la destrucción de la confianza en todo nuestro territorio, un temor persistente de que el declive de Estados Unidos es inevitable y la próxima generación tiene que rebajar sus miras. Hoy os digo que los problemas que nos aguardan son reales. Son graves y son numerosos. No será fácil resolverlos, ni podrá hacerse en poco tiempo”.

A pesar del entusiasmo que había por su llegada y sus políticas progresistas Obama, fue claro al advertir que lo que se venía era cuesta arriba en temas económicos y que los esfuerzos iba a ser mayores para superar una crisis causada por unos pocos.

Objetivos y estrategias para afrontar los problemas

Para hacer frente a estos problemas el presidente Obama invitó a trabajar arduamente como lo hicieron los antepasados:

“Porque, miremos donde miremos, hay trabajo que hacer. El estado de la economía exige actuar con audacia y rapidez, y vamos a actuar; no sólo para crear nuevos puestos de trabajo, sino para sentar nuevas bases de crecimiento. Construiremos las carreteras y los puentes, las redes eléctricas y las líneas digitales que nutren nuestro comercio y nos unen a todos.

Volveremos a situar la ciencia en el lugar que le corresponde y utilizaremos las maravillas de la tecnología para elevar la calidad de la atención sanitaria y rebajar sus costes.

Aprovecharemos el sol, los vientos y la tierra para hacer funcionar nuestros coches y nuestras fábricas. Y transformaremos nuestras escuelas y nuestras universidades para que respondan a las necesidades de una nueva era.

Podemos hacer todo eso. Y todo lo vamos a hacer”.

Una metas sobretodo enfocadas a superar los desafíos económicos que se presentaban en ese momento.

Desafíos que no permitían el desarrollo de otros proyectos políticos.

Barreras principales para alcanzar esas metas
Las barreras en ese momento se basaron en las leyes del mercado que habían hecho que el economía colapsara y esto fue lo que dijo Obama al respecto:

“Tampoco nos planteamos si el mercado es una fuerza positiva o negativa. Su capacidad de generar riqueza y extender la libertad no tiene igual, pero esta crisis nos ha recordado que, sin un ojo atento, el mercado puede descontrolarse, y que un país no puede prosperar durante mucho tiempo cuando sólo favorece a los que ya son prósperos”…

“Nuestros retos pueden ser nuevos. Los instrumentos con los que los afrontamos pueden ser nuevos. Pero los valores de los que depende nuestro éxito -el esfuerzo y la honradez, el valor y el juego limpio, la tolerancia y la curiosidad, la lealtad y el patriotismo- son algo viejo”...

Las barreras que enfrentó al pronunciar ese discurso eran la gran desconfianza que tenían las personas hacia las instituciones y hacia el mercado. Desconfianza que no permitía la recuperación de la economía.

Discurso de Inauguración de 2013

Contexto en el que recibió el poder
La crisis económica ya se había sorteado relativamente bien y ahora entonces empezaban a surgir unas diferencias con la mayoría legislativa republicana que se convertirían en la piedra del zapato de Obama para ejecutar con el resto de iniciativas internas que tenía el presidente.

“Esta generación de estadounidenses ha estado a prueba debido a crisis que han fortalecido nuestra determinación y que han probado nuestra resistencia. Está llegando a su fin una década de guerra. Ha comenzado una recuperación económica. Las posibilidades de los Estados Unidos no tienen límite, pues poseemos todas las cualidades que requiere este mundo sin límites: juventud e impulso; diversidad y transparencia; una capacidad inagotable para el riesgo y una facilidad para la reinvención.Mis compatriotas estadounidenses, estamos hechos para este momento, y lo aprovecharemos, siempre que lo aprovechemos todos juntos”, dijo el presidente saliente.

“Actualmente continuamos recorriendo un camino que no termina, para enlazar el significado de esas palabras con las realidades de nuestra época. Pues la historia nos dice que, aunque estas verdades son evidentes por sí mismas, nunca han sido ejecutables por sí mismas; que, aunque la libertad es un regalo de Dios, su gente es quien tiene que conseguirla aquí en la Tierra”.

Objetivos y estrategias para afrontar los problemas

A pesar de esta oposición férrea de la mayoría republicana en el Congreso, el presidente planteo este discurso con objetivos más locales y centrados en los derechos humanos de los norteamericanos.

Derecho como a la salud que desde hace más de 4 años viene defendiendo ante viento y marea.

“No pensamos que la libertad está reservada para los afortunados o la libertad para los pocos en este país. Reconocemos que cualquiera de nosotros, sin importar cuán responsablemente nos conduzcamos en nuestras vidas, puede sufrir la pérdida del trabajo o una enfermedad súbita, o perder la casa a causa de una tormenta horrenda. Los compromisos que nos vinculan el uno al otro a través de Medicare, Medicaid y Seguridad Social, estas cosas no minan nuestra iniciativa, sino que nos fortalecen. Estos programas no nos convierten en una nación de aprovechados, sino que nos liberan para asumir los riesgos que engrandecen a este país”….

“Ahora es el deber de nuestra generación continuar lo que empezaron esos pioneros. Porque nuestro recorrido no estará completo hasta que nuestras esposas, nuestras madres y nuestras hijas puedan ganarse la vida como corresponde a sus esfuerzos. Nuestro recorrido no estará completo hasta que a nuestros hermanos y hermanas gay se les trate igual que a todos los demás según la ley, porque, si nos han creado iguales de verdad, entonces el amor que profesamos debe ser también igual para todos. Nuestro recorrido no estará completo hasta que ya no se obligue a ningún ciudadano a esperar horas para poder ejercer su derecho al voto. Nuestro recorrido no estará completo hasta que encontremos una manera mejor de recibir a los inmigrantes esforzados y esperanzados que todavía ven a los Estados Unidos como el país de las oportunidades; hasta que los jóvenes estudiantes e ingenieros brillantes entren a formar parte de nuestra fuerza laboral en lugar de que se les expulse de nuestro país”.


Barreras principales para alcanzar esas metas

En este discurso la palabra unidad y juntos fueron unas de las más pronunciadas y es que era un mensaje directo los republicanos para que al menos evaluaran las propuestas que Obama antes de rechazarlas.

“Juntos, determinamos que una economía moderna requiere ferrocarriles y carreteras para agilizar los viajes y el comercio, escuelas y universidades para capacitar a nuestros trabajadores.
Juntos, descubrimos que un mercado libre solo prospera cuando existen reglas que garanticen la competencia y los negocios justos.
Juntos, decidimos que una gran nación tiene que ocuparse de los vulnerables, y proteger a su gente de los peligros y los infortunios peores de la vida.

Estos son los mensajes centrales de que Obama tuvo en su agenda y que serán clave tener en cuenta para comparar el mensaje que dará el próximo 20 de enero el presidente electo Donald Trump.