¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

¿Funcionará la "solución de dos Estados" al conflicto entre Israel y los palestinos que apoyan Barack Obama y John Kerry?

Israel decidió aplazar una votación para la construcción de nuevos asentamientos judíos en Jerusalén Oriental para no tensionar más las relaciones con EE.UU., mientras el secretario de Estado de ese país afirma que la "solución de dos estados" corre peligro. El "impasse" entre los dos países persiste tras la aprobación de la resolución condenatoria de la ONU a Israel.

Asentamiento judío en Cisjordania Getty Images

Asentamientos judíos en Cisjordania. Más de 600 mil colonos viven en Cisjordania y Jerusalén Oriental, en territorios que la comunidad internacional considera ocupados ilegalmente.

El municipio de Jerusalén canceló una votación este miércoles sobre solicitudes para construir casi 500 casas nuevas para israelíes en Jerusalén Oriental.

La decisión tiene lugar en momentos de alta tensión entre Israel y Estados Unidos tras la aprobación el 23 de diciembre de la resolución 2334 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

La resolución exige el cese "inmediato" y "completo" de la construcción de asentamientos judíos en "territorio ocupado" por Israel en Cisjordania y Jerusalén oriental.

Y el texto de la ONU condena todos los asentamientos judíos en los territorios ocupados como una "violación flagrante" del derecho internacional que "pone en peligro el futuro de la posible solución de dos Estados" lado a lado, uno palestino y otro israelí.

A pesar de ello, sin embargo, el Comité Local de Planificación y Construcción de Jerusalén tenía previsto aprobar este miércoles permisos para edificar 492 viviendas en las colonias judías de Ramot y Ramat Sholomo.

Pero la votación fue retirada del orden del día "a petición del primer ministro (Benjamin Netanyahu) " , le dijo Hanán Rubin, un miembro del comité a la agencia EFE.

Benjamín Netanyahu AP

El aplazamiento se produjo a solicitud de Benjamín Netanyahu.

El motivo, según Rubin, es "evitar un conflicto" con el gobierno de Obama y "que la comunidad internacional relacione" la aprobación de estas viviendas con la condena de la ONU a las colonias y el rechazo que se espera haga el secretario de Estado John Kerry un mensaje en esta misma jornada.

Mientras tanto, en Washington, el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, expresó la preocupación de su gobierno por el "peligro" que corre la "solución de dos Estados".

Kerry, en conferencia de prensa este miércoles, precisó que, de acuerdo a la "solución", tanto israelíes como palestinos deberían establecerse en los territorios en los que se encontraban antes de la Guerra de los Seis Días, en 1967.

En un discurso encendido, el secretario de Estado defendió la resolución de la ONU contra los asentamientos de Israel y dijo que está en línea con los valores estadounidenses.

Más de 600.000 colonos

La solicitud que iba a votarse en esta jornada era para construir 316 apartamentos en Ramot y otros 174 en Ramat Sholmo , colonias judías en territorio palestino que la comunidad internacional considera ilegales.

Israel ocupó los territorios palestinos en 1967 y anexó en 1980 la parte oriental de Jerusalén, en una decisión no reconocida por ningún país.

John Kerry AFP

Se espera que John Kerry detalle este miércoles los parámetros para un posible diálogo de paz antes de la conferencia de París en enero.

El vicealcalde de Jerusalén, Meir Turjemán, había advertido de que las cerca de 500 viviendas eran apenas el primer grupo de una serie de 5.600 que se aprobarían próximamente.

Cerca de 300.000 palestinos viven en la parte oriental de Jerusalén, que también reclaman como capital de su futuro estado, una zona en la que residen también unos 200.000 colonos judíos en 25 asentamientos, según datos de la ONG Shalom Ajshav, Paz Ahora.

En total, más de 600.000 colonos judíos viven en cerca de 140 asentamientos construidos desde que Israel ocupó Cisjordania y Jerusalén Oriental en 1967, entre unos 2,6 millones de palestinos. El número de colonos en Cisjordania se estima en 430.000.

Ira de Netanyahu

La resolución de la ONU exigiendo el cese de asentamientos judíos representó una ruptura en la tradición diplomática de Estados Unidos de proteger a Israel.

Al declinarse a usar su poder de veto, EE.UU. permitió la adopción de la primera resolución de la ONU desde 1979 que condena la política de asentamientos.

Gabinete israelí AP

Netanyahu reaccionó con furia a la aprobación de la resolución del Consejo de Seguridad que exige el cese inmediato de la construcción de asentamientos.

Netanyahu reaccionó con furia a la votación , llamando a consulta a los embajadores de cada uno de los países que votaron a favor de la resolución y reuniéndose por separado con el embajador de EE.UU.

Israel también retiró sus embajadores de dos de los países en cuestión, Nueva Zelanda y Senegal, y cortó la ayuda al país africano.

El premier israelí acusó además al presidente Obama de orquestar la aprobación de la condena.

"Demasiado poco, demasiado tarde"

La adopción de la resolución en la ONU, la conferencia de París y otras declaraciones de EE.UU. son vistas como un intento de Washington de asegurar una base mínima para futuras negociaciones antes de que Donald Trump asuma la presidencia.

Pero algunos críticos señalan que las acciones de Washington en los últimos días de la administración Obama son "demasiado poco, demasiado tarde".

El presidente electo de EE.UU., quien tomará posesión el 20 de enero, había instado a su país a vetar la resolución antes de la votación en la ONU y ha dado indicios de que su política será favorable a Israel.

EE.UU. vetó en 2011 una resolución similar a la aprobada este mes.

La nueva resolución se suma a otras de la ONU, la 242 de 1967 y la 338 de 1973 que condenan la ocupación israelí.

La era Trump

¿Qué fuerza tendrá realmente el nuevo texto aprobado por el Consejo de Seguridad, más allá de palabras simbólicas?

Nadie, y mucho menos Washington, intentará que se desaloje a los más de 600.000 colonos judíos en asentamientos condenados como ilegales por la comunidad internacional, apuntan analistas.

Pancartas a favor de Trump en Israel Reuters

Trump ha dado indicios de una política más favorable a Israel que la de Obama.

Y EE.UU. sigue siendo el aliado más importante de Israel, al que otorga más de US$3.000 millones al año en ayuda militar.

La gran pregunta es si algo cambiará en el terreno con la resolución 2334 y la conferencia de París.

En la era Trump, la polarización y el estancamiento de cualquier plan de paz para Medio Oriente son probables, según analistas.

En un tweet este mismo miércoles, Trump urgió a Israel a "mantenerse fuerte" hasta que él asuma la presidencia.

Y el hombre que Trump eligió para embajador de EE.UU. en Israel, David Friedman, quien es hijo de un rabino ortodoxo, ha expresado en el pasado su apoyo a los asentamientos.

Aún así, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, dijo esperar que "la conferencia de París produzca un mecanismo y un calendario para poner fin a la ocupación".

Cargando