¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

“Reunir a tantas personas diferentes en una sola pieza artística es extraordinario”

Caracol Radio habló con el Fotógrafo estadounidense Spencer Tunick sobre el desnudo masivo en Bogotá en el que participaron 6.000 personas.

Fue una producción fotográfica sin antecedentes, que convocó a más de 6.000 personas el pasado 5 de Junio en la Plaza de Bolívar, todas con el fin de hacer parte de la obra del fotógrafo Neoyorquino Spencer Tunick.

Un performance que escandalizó a muchos, pero que a otros les fascinó porque la idea principal del artista, era la de capturar imágenes donde se evidenciaran valores como la resiliencia, la unidad y la superación de una sociedad que está en búsqueda de la paz.

Durante horas, miles de capitalinos se despojaron de sus prejuicios y de todas sus prendas con un sólo interés, hacer parte de la obra del famoso fotógrafo que ha desnudado masivamente a estadounidenses, chilenos y europeos; y que en México, logró un récord al convocar a más de 19.000 personas para que posaran en la Plaza de la Constitución.

Si algo fue uniforme ese 5 de Junio, fue que todos los modelos eran diferentes y provenían por razones especiales. Ese fue el caso del soldado retirado Pablo Emilio Moncayo, que tras perder la vista por una bomba de las Farc y estar secuestrado por esa misma guerrilla, se desnudó en nombre de la resiliencia.

Como la de Moncayo, los asistentes al Museo de Arte Contemporáneo (MAMBO), podrán ver hasta el 20 de diciembre, 8 retratos de los 6.000 los colombianos que posaron para Tunick.

Caracol: Sus trabajos se caracterizan por los desnudos, ¿Cuál es el interés de fotografiar a personas sin ropa?

S.T: Considero que la desnudez está censurada en la sociedad, pero al mismo tiempo en la televisión y revistas posa personas sin ropa todo el tiempo, y son cuerpos que la mayoría de nosotros no tenemos. Todos los cuerpos son diferentes y el desnudo es la oportunidad perfecta para que las personas vean sus cuerpos como son: reales, puros y libres.

Caracol: ¿Cómo llegó a elegir a Colombia para hacer su trabajo?

S.T: Siempre hubo interés por parte de la prensa colombiana en mi trabajo, incluso hace más de 15 años recuerdo que me llamaban de los medios para entrevistas. Luego, el Museo de Arte Moderno MAMBO, Semana y Diaego, me contactaron para hacer un desnudo masivo en el país.

Caracol: ¿Por qué Bogotá como escenario de su performance?

S.T: En Colombia el mejor lugar para trabajar era Bogotá, porque concentra una gran diversidad cultural, y el centro de la ciudad es precioso. Pero siempre estuve preocupado por el clima, es muy frío y más a las 3 de la mañana.

Esa fue mi mayor preocupación en este “shooting”, queríamos que los modelos se sintieran cómodos en todos los sentidos.

Caracol: ¿Cómo fue la logística?

S.T: Bueno, la instalación fue difícil. Esa mañana me tomó más del tiempo planeado comenzar a trabajar, porque el proceso de registro de los modelos fue largo, eso me distrajo mucho, por lo que no lograba tener muy claro en mi mente cómo serían las fotos. Pero al final, después de un largo tiempo, los asistentes se organizaron en la Plaza de Bolívar y allí fue cuando logré hacer mi trabajo y la magia surgió.

Primero pusimos a personas arriba de tablas de madera, simbolizando el espíritu que tienen los humanos de crecer y superar sus límites. Luego hice algunas tomas para que todos los modelos mostraran algún tipo de emocionalidad en sus caras. Retratando que sólo son personas con ideas diferentes de cómo el mundo debería ser; Reunir a tantas personas diferentes en una sola pieza artística es extraordinario.

Caracol: ¿Cuál fue su foto favorita?

S.T: La de la mujer mayor que estaba suspendida en una plataforma de madera.

Tomar esa foto fue muy difícil, porque la posición en la que debían estar los modelos era difícil de mantener; algunos se resbalaban y otros pesaban demasiado. Al tiempo, queríamos que se viera la Plaza de Bolívar pero que no se perdiera la arquitectura de los cuerpos que posaban.

Mi intención fue la de crear toda una atmósfera alrededor de esa anciana con todos elementos, y creo que el experimento funcionó, la foto salió muy bien.

Caracol: ¿Cómo fue trabajar en Bogotá?

S.T: Trabajar en Colombia fue una muy buena experiencia, todos estaban expectantes de lo que iba a pasar. Pero también fue difícil fotografiar 6.000 modelos, todos querían escuchar cada instrucción que yo daba, era difícil mover a todas las personas rápidamente a las posiciones que necesitaba.

Al final, todas las personas estuvieron juntas e hicieron 2 grandes grupos. Ahí fue cuando hicimos las dos fotos principales donde se ven los cuerpos encima de las plataformas. Ese fue un momento hermoso, para mí fue muy simbólico y espero también lo haya sido para los modelos.

Caracol: ¿Que verán los bogotanos en el MAMBO en su exposición?

S.T: Seleccionamos 8 fotos, y también realizamos una proyección de 18 minutos que cuenta la historia de cómo sucedió todo el "photoshoot" de una forma mágica, inclusive salgo yo. No es sólo gente en la calle desnuda haciendo arte. Algo que me gusta del video es que no soy invisible.

Caracol: ¿Volvería a trabajar en Colombia?

S.T: ¡Claro! Sería maravilloso hacer otro trabajo, quizás en Medellín o en Cali. Al momento nadie me ha invitado pero estoy muy interesado en continuar mi relación con Colombia.

Caracol: ¿Cuál será su próximo trabajo?

S.T: Mi siguiente instalación será en junio del próximo año, no puedo decir dónde será, pero adelanto que será en Europa.

Cargando