¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

BRASIL CRISIS (Previsión)

Gobierno brasileño auxiliará a estados en crisis a cambio de apoyo al ajuste

El Gobierno brasileño, que enfrenta un serio déficit fiscal, ofreció hoy ayuda monetaria a los estados, que están en una crisis financiera sin precedentes, a cambio de apoyo a un plan de ajustes que es rechazado por los movimientos sociales.

Brasilia, 22 nov (EFE).- El Gobierno brasileño, que enfrenta un serio déficit fiscal, ofreció hoy ayuda monetaria a los estados, que están en una crisis financiera sin precedentes, a cambio de apoyo a un plan de ajustes que es rechazado por los movimientos sociales.

El auxilio fue negociado en una reunión que el presidente Michel Temer tuvo con gobernadores y representantes de los 27 estados del país, y llegará en lo inmediato a 5.200 millones de reales (1.550 millones de dólares), una suma que, sin embargo, es insuficiente para las deudas acumuladas por las administraciones regionales.

A cambio, los gobernadores aceptaron respaldar y adoptar algunas de las medidas del plan de ajuste del Gobierno federal y trabajar por la aprobación en el Parlamento de una propuesta que apunta a limitar el aumento del gasto público anual a la tasa de inflación registrada en el ejercicio anterior por un plazo de dos décadas.

Contra ese límite ya se han manifestado movimientos sociales, estudiantes y hoy mismo grupos de indios, que llegaron a bloquear durante seis horas los accesos al Palacio presidencial de Planalto, en Brasilia.

"Es un proyecto de austeridad nacional", que pasará por el límite para el aumento del gasto y otras medidas, como una profunda reforma del sistema de jubilaciones, que es "altamente deficitario", explicó en una rueda de prensa el ministro de Hacienda, Henrique Meirelles, quien no comentó el malestar social generado por esas propuestas.

También habrá "medidas específicas" adicionales para cada región, según la gravedad de sus finanzas, que serán definidas a partir de la semana próxima, según explicó el ministro.

"Es un pacto fortísimo por una mayor disciplina fiscal y ayudará a recuperar el crecimiento económico", aseguró.

La reunión estaba prevista desde la semana pasada pero sólo fue confirmada hoy, después de que el estado de Río de Grande do Sul, uno de los más prósperos del país, siguió el camino trazado por Río de Janeiro y se declaró en una situación de "calamidad financiera".

El decreto que formalizó esa declaración fue publicado hoy en el Diario Oficial de ese estado, un día después de que las autoridades regionales anunciaron un severo plan de recortes y ajustes, que puede dejar en la calle a unos 2.000 empleados públicos.

La declaración de "calamidad financiera" le permitirá al gobierno de Río Grande do Sul "adoptar medidas excepcionales" que no fueron detallas pero que se considera "necesarias para la racionalización de todos los servicios públicos", con excepción de los "esenciales".

Entre los motivos que han llevado a esa decisión, el decreto cita la "incapacidad de financiación del sector público" y una fuerte caída de la recaudación tributaria, entre otros motivos.

El decreto fue publicado un día después de que el gobernador de Río Grande do Sul, José Ivo Sartori, anunció un severo programa de ajustes que implicará la extinción de once organismos vinculados a esa administración regional, el posible despido de 2.000 empleados públicos y recortes salariales, entre otras medidas.

Se trata de un paquete similar al propuesto por el gobierno de Río de Janeiro, que a mediados de este año, poco antes del inicio de los Juegos Olímpicos, también se declaró en "calamidad financiera".

El plan de ajustes del gobierno de Río de Janeiro ha chocado con la resistencia de los funcionarios, entre ellos policías y bomberos, que en las últimas dos semanas se han manifestado casi a diario contra esas medidas.

La presión de la calle ha tenido efecto y, hoy mismo, la Asamblea Legislativa regional retiró de su pauta de discusiones cuatro de las medidas más polémicas del ajuste propuesto por las autoridades.

Entre los puntos retirados de la agenda de discusión está uno que proponía la extinción de diversos organismos públicos, entre los que figuraba la Fundación León XIII, que ofrece asistencia social a la población más pobre de Río de Janeiro.

El pasado viernes, los legisladores regionales ya habían decidido excluir del paquete propuesto por el gobierno de Río de Janeiro otras tres propuestas, que así como en Río Grande do Sul apuntaban a despidos masivos y otros recortes en el gasto social.

Cargando