¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

FÚTBOL LIGA CAMPEONES: SEVILLA-JUVENTUS (Comentario)

Un 'póker' argentino marcó el gran fiasco sevillista

El gol tempranero del central Nico Parejaque abría las puertas a la gloria, las expulsiones de Franco 'ElMudo' Vázquez y del entrenador Jorge Sampaoli, y el penalti rigurosocometido por Gabriel Mercado al filo del descanso conformaron elpóker argentino de un partido en el que el Juventus de Turín terminóllevándose finalmente con goles de Marchisio, Bonucci y Mandzukic.

Carlos del Barco

Sevilla, 22 nov (EFE).- El gol tempranero del central Nico Parejaque abría las puertas a la gloria, las expulsiones de Franco 'ElMudo' Vázquez y del entrenador Jorge Sampaoli, y el penalti rigurosocometido por Gabriel Mercado al filo del descanso conformaron elpóker argentino de un partido en el que el Juventus de Turín terminóllevándose finalmente con goles de Marchisio, Bonucci y Mandzukic.

Y pudo ser mayor aún el protagonismo argentino en el choque,aunque las ausencias de Paulo Dybala y Gonzalo Higuaín en las filasitalianas lo impidió.

El Ramón Sánchez Pizjuán, de gala y lleno hasta los focos,se las prometía muy felices cuando, en la primera llegada de los deSampaoli, el central Pareja agarró una volea al borde del área quelos colocaba directamente como primeros de grupo de la fase degrupos de la Liga de Campeones ante la "Vecchia signora" deMassimiliano Allegri y encendía así la euforia de Nervión.

Volvía a casa el brasileño Dani Alves desde que en 2008 sefue al Barcelona tras un exitoso sexenio en Sevilla (2002-2008) y eltraspaso más jugoso de la historia del sevillismo, y el comienzo nohabía podido ser más esperanzador para las expectativas delcolectivo entrenador por Sampaoli hasta que se puso en inferioridadpor dos tarjetas amarillas recibidas por el italoargentino FrancoVázquez en cinco minutos.

La pareja de argentinos estaba servida de mano en sentidosopuestos, pero el Sevilla siguió dominando en el marcador hasta quellegó el 'trío' en forma de un riguroso penalty pitado por el inglésMark Clattenburg sobre el zaguero Gabriel Mercado, que fue anotadopor Marchisio al filo del descanso y que ponía las cosas muy cuestaarriba para los de Sampaoli tras el descanso.

El póker argentino terminó por completarlo el de Casilda alser expulsado por protestar una acción no pitada sobre el carrileroMariano y, como consecuencia también, del estado de nervios y lasprotestas en las que se había instalado tras la pena máxima y otrasjugadas en las que el protagonista fue, en muchas de las ocasiones,el punta colombiano Juan Cuadrado.

La tensión y los nervios terminaron por dejar el mando delbanquillo sevillista en manos del segundo de Sampaoli, Juanma Lillo,y a éste en un palco en la tribuna desde el que no paró de darindicaciones hasta que Bonucci remató las ilusiones del sevillismopor pasar como primeros de grupo a los octavos de final de La Ligade Campeones.

Aunque dicen los sevillistas que su equipo "nunca se rinde",sí bajo los brazos, pese a los 'arreones' finales, tras el disparoseco que agarró Mandzukic en la frontal del área y terminó abatidodespués de que el exdelantero del Atlético de Madrid rubricara lavictoria final de los de Allegri y dejara enmudecido al estadioSánchez Pizjuán, que entonces sí bajó los brazos.

Como hizo Jorge Sampaoli a dos minutos del pitido final,cuando abandonó el asiento en el que había gesticulado hasta laagonía y del que, visto el resultado, se levantó con destino alvestuario.

La carta definitiva del argentino para pasar a la siguiente rondade octavos de final de la Liga de Campeones se la habrá de jugarante el Olympique en terreno francés y, más que de azar, el deCasilda y su equipo entran en fase de calculadoras.

Cargando