¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

NICARAGUA ELECCIONES

Tensa manifestación contra elecciones termina sin violencia de Nicaragua

Una manifestación contra las elecciones generales del 6 de noviembre en Nicaragua, que se desarrolló hoy en un ambiente tenso entre opositores y oficialistas en una ciudad al norte de Managua, terminó sin violencia, informaron sus organizadores.

En la manifestación, que se realizó en San José de Bocay, a unos 140 kilómetros al norte de Managua, participaron representantes de movimientos políticos de la oposición y campesinos del norte de Nicaragua que reclaman elecciones transparentes.

La actividad se desarrolló bajo un ambiente tenso debido a que simpatizantes del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) ocuparon el espacio donde tenían previsto reunirse los manifestantes, además con protección policial, informó el opositor Movimiento Renovador Sandinista (MRS).

La violencia se evitó porque los manifestantes decidieron culminar la marcha en un lugar diferente al previsto, según los organizadores.

El ambiente estaba tenso desde el sábado, cuando el caso urbano de San José de Bocay fue escenario de un inusual dispositivo de seguridad, según el MRS.

El movimiento de oposición Frente Amplio por la Democracia calculó que al menos 4.000 personas protestaron contra las elecciones en San José de Bocay.

Otras 1.000 personas se manifestaron por el mismo motivo en el departamento (provincia) de Río San Juan, la tarde de este domingo, según el movimiento opositor Ciudadanos por la Libertad.

En horas de la mañana otras 3.000 personas marcharon de forma pacífica contra lo que la oposición llama "farsa electoral" en el municipio de Jalapa, fronterizo con Honduras.

Las marchas se caracterizaron por voces que gritaban consignas como "yo no boto mi voto", "no al circo electoral" y "Daniel Ortega vende patria".

Los grupos opositores, que consideran que las elecciones de Nicaragua están arregladas para que el presidente Ortega sea reelecto, han hecho un llamado a la población "a una abstención activa", es decir, que no voten pero además expresen por qué.

Dentro de siete días unos 4,34 millones de nicaragüenses están habilitados para elegir a un presidente, un vicepresidente, 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 representantes ante el Parlamento Centroamericano.

Las elecciones se celebrarán sin observación electoral, con Ortega buscando su cuarto período y tercero consecutivo, esta vez con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta.

Los comicios se dan en medio de gran tensión, debido a que los poderes Judicial, Electoral y Legislativo han anulado al principal grupo opositor y han despejado el camino a Ortega, líder del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), ya que el resto de partidos que compiten son minoritarios.

Cargando