¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Dónde está la bolita
Dónde está la bolita

Procurador: la elección que divide al Gobierno y al Senado

La Unidad Nacional que apoya al Gobierno tiene los votos, pero no la cohesión para decidir sobre nuevo procurador, mientras el uribismo ha pasado a ser decisivo.

Quienes conocen de cerca el Congreso y las cartas con las que juegan los senadores cada vez que hay una elección, coinciden en que nunca como esta vez la escogencia del nuevo procurador general está tan apretada.

Y quienes conocen el juego del poder, dicen que nunca habían visto divisiones en el Gobierno por una elección de un alto dignatario como en esta ocasión en la que el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, es acusado de hacerle campaña a Fernando Carrillo y el de Hacienda, Mauricio Cárdenas, en favor de María Mercedes López.

Lo único claro es que, a pocos días de la elección en el Senado, no hay partido que esté al margen de la división, en torno de esos dos nombres. La aspiración del ex vicefiscal Jorge Fernando Perdomo parece haber perdido fuerza luego de que el presidente Santos presentara a la ex magistrada López y además por la asociación de su nombre con el del ex fiscal Montealegre que dividió políticamente. Partidos con nivel de disciplina como el Centro Democrático y los verdes no tienen hoy claro un nombre.

Lo que se está viendo en torno de esta elección es que los acuerdos entre los partidos de la Unidad Nacional quedaron rotos, con consecuencias políticas, luego de que Néstor Humberto Martínez se impusiera a nombre de Cambio Radical. Con la pérdida de ese cargo y de la Defensoría del Pueblo, en manos de la U, los liberales han reclamado la Procuraduría en compensación, con lo que el perjudicado es el Conservador que pierde un cargo que volvió poderoso Alejandro Ordóñez a punta de destituciones y amenazas a congresistas, funcionarios del Gobierno y por sus posiciones oscurantistas en contra de las minorías.

La misma fractura política que hay en torno de esta elección ha hecho que la pelea por el cargo haya dejado de lado el debate de ideas entre los tres aspirantes. Nadie sabe qué piensan hacer los tres frente a la corrupción o sobre el papel que tendrá la Procuraduría en el postconflicto. Pero lo que sí sabe la opinión es que por cuenta de las acusaciones entre las campañas, ninguno de los tres podría ejercer por estar inhabilitado.

La Unidad Nacional que apoya al Gobierno tiene los votos, pero no la cohesión para decidir. En cambio, esta vez el uribismo, con apenas 20 votos, parecer tener la decisión si logra una alianza con Cambio Radical, la mayoría de los conservadores y una parte de la U. De ser así, pocos le apuestan al futuro de la alianza de gobierno.

Cargando