¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

AUTOMOVILISMO GP EEUU (Crónica)

Hamilton cumple, Rosberg asegura y Alonso disfruta

El británico Lewis Hamilton (Mercedes) ganó este domingo el Gran Premio de Estados Unidos y cumplió tras salir desde la 'pole', mientras que el líder del Mundial, el alemán Nico Rosberg, aseguró perder lo mínimo siendo segundo, y el español Fernando Alonso (McLaren-Honda) disfrutó adelantando para ser quinto.

Redacción deportes, 23 oct (EFE).- El británico Lewis Hamilton (Mercedes) ganó este domingo el Gran Premio de Estados Unidos y cumplió tras salir desde la 'pole', mientras que el líder del Mundial, el alemán Nico Rosberg, aseguró perder lo mínimo siendo segundo, y el español Fernando Alonso (McLaren-Honda) disfrutó adelantando para ser quinto.

Hamilton logró en Austin la victoria número 50 de su carrera en la Fórmula Uno, la séptima de la presente temporada y la tercera consecutiva en el circuito tejano. Con los 25 puntos que sumó este domingo alcanza los 305 puntos, por 331 de Rosberg, por lo que la distancia se queda en 26 puntos a falta de tres carreras.

No obstante, el segundo puesto de Rosberg y los 18 puntos consiguientes le dan la primera opción de sentenciar el campeonato en la próxima carrera, el Gran Premio de México, en la que podría proclamarse campeón si gana la prueba y Hamilton queda fuera de los puntos o abandona.

Si Hamilton cumplió, saliendo con seguridad y conservando el primer lugar desde el principio, el líder del Mundial también aseguró lo suyo, beneficiado por el coche de seguridad virtual que provocó el fallo del motor del holandés Max Verstappen (Red Bull).

Verstappen que tuvo que dejar su coche y abandonar en el ecuador de la carrera, dio una oportunidad involuntaria a Mercedes de adelantar a su compañero australiano Daniel Ricciardo, que había ejecutado una gran salida para ponerse segundo, pero tuvo que conformarse con la tercera plaza.

Con los abandonos de Verstappen, primero, y del finlandés Kimi Raikkonen (Ferrari), después, por un error del equipo al apretarle mal una rueda, la gran batalla fue la del quinto puesto, en la que Fernando Alonso sacó sus mejores habilidades para adelantar en las últimas vueltas al brasileño Felipe Massa (Williams) y a Carlos Sainz (Toro Rosso) y ser quinto, su mejor puesto del año junto a Mónaco y un disfrute para el piloto asturiano en un bienio duro.

Completaron la zona de puntos del Gran Premio de Estados Unidos el mexicano Sergio Pérez (Force India), el británico Jenson Button (McLaren-Honda) y el francés Romain Grosjean (Haas), logrando los puntos en la carrera local para la escudería americana.

La carrera comenzó con Hamilton asegurando sus opciones de victoria, saliendo sin problemas y esquivando tanto a su compañero Rosberg como a los fantasmas de Suzuka, mientras que Ricciardo adelantaba al líder del Mundial aprovechando sus neumáticos superblandos.

También ganó posiciones Carlos Sainz, que pasó del décimo al octavo, y Sergio Pérez, del undécimo al noveno, seguido por Fernando Alonso que se ubicó en el noveno lugar. Ganaban los lugares de Bottas y Hülkenberg, que se tocaban entre sí por falta de espacio y tenían que ir a los talleres, con abandono del alemán y condenada la carrera del finlandés, que ya no pudo acercarse a los puntos.

Cuando se llegaba a la novena vuelta, con Hamilton haciendo vueltas rápidas, Ricciardo y Raikkonen apostaron por cambiar los neumáticos, ya que ambos habían salido con el superblando.

Sorprendían dos vueltas después en Mercedes llamando a los talleres a Rosberg, para protegerse de la maniobra de Ricciardo, y después a Hamilton, que paraba en la vuelta 12, dejando a Vettel de líder circunstancial.

Era el mismo momento en el que paraban Sainz y Alonso, entre otros pilotos, mientras que la mala suerte era para el mexicano Esteban Gutiérrez (Haas), que tenía que abandonar por un problema mecánico en su monoplaza.

Cuando se cumplía el primer tercio de carrera, Hamilton lideraba con cinco segundos de ventaja sobre Ricciardo y Rosberg tenía sobre él a Verstappen, que amenazaba su tercera plaza y se sinceraba en la radio con el equipo. "No estoy aquí para terminar cuarto", decía a los talleres de Red Bull, aunque no conseguía el objetivo.

Ricciardo volvía a cambiar neumáticos en la vuelta 25 para colocar unas gomas medias con las que terminar la carrera. Le seguía Verstappen, que tenía problemas por entrar sin avisar, pero veía cómo su aventura se acababa dos vueltas después, con un problema de motor que le obligaba a detener el monoplaza.

Gracias a esa circunstancia, Sainz se ubicaba sexto y Alonso octavo, y todos los pilotos, comenzando por los dos españoles y seguidos por Hamilton y Rosberg aprovechaban para cambiar sus neumáticos durante el coche de seguridad virtual decretado mientras retiraban el coche de Verstappen.

Mercedes volvía a tener un doblete en cabeza, mientras el damnificado era Ricciardo, que quedaba tercero se quejaba por radio de que la escudería alemana había tenido "un pit-stop gratis", al poder pasar por talleres sin la pérdida de segundos que hubieran tenido en condiciones normales de carrera.

El siguiente con problemas era el finlandés Kimi Raikkonen, que era cuarto con su Ferrari cuando pasaba por talleres, donde le colocaron mal la rueda trasera derecha. El campeón mundial en 2007 se quedaba parado al salir de talleres y tenía que regresar marcha atrás, sabedor de que su abandono era cosa hecha.

Con esta circunstancia, Sainz quedaba quinto -la que podía ser la mejor clasificación de su carrera- Massa sexto, Alonso séptimo, mientras que Pérez, Button y Grosjean cerraban la zona de puntos.

Al madrileño se le echaba encima Massa, a medio segundo de su Toro Rosso con un Williams y su potente motor Mercedes. Alonso, que podía servir de ayuda a su compatriota, se acercaba al brasileño, con once vueltas por delante que se le iban a hacer larguísimas al motor Ferrari de 2015 del Toro Rosso.

Con una ventaja de nueve segundos para Hamilton sobre Rosberg y otros tantos de éste sobre Ricciardo, el foco competitivo se centraba en el trío Sainz-Massa-Alonso, con apenas dos segundos entre los dos españoles y el brasileño entre ambos.

A falta de cuatro vueltas, Alonso aprovechó uno de los intentos de Massa para adelantar a Sainz y rebasaba al brasileño, su excompañero hace años en Ferrari, no sin problemas ya que los dos tenían que salirse de la pista y el asturiano se quejaba en la radio de que Felipe le había cerrado la trayectoria.

Las dos últimas vueltas fueron una batalla preciosa entre los dos españoles, con el Toro Rosso resistiendo los ataques del McLaren hasta la última vuelta, cuando Alonso hizo uso de su mayor velocidad punta para hacerse con el quinto lugar.

Por delante, Hamilton firmaba la victoria sin inconvenientes, seguido por un Rosberg que sigue descontando las carreras para hacerse con su primer Mundial de Fórmula Uno, que tiene muy bien encaminado siempre que las averías le respeten en las tres carreras que restan.

Cargando