¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

BÉISBOL LIGA NACIONAL/SERIE DIVISIONAL:NACIONALES - DODGERS

Scherzer y Hill tienen la responsabilidad de definir a un ganador

La hora de la verdad llegó para la serie divisional entre los Nacionales de Washington y los Dodgers de Los Ángeles, que tendrán que definir en el decisivo quinto partido con los abridores Max Scherzer y Rich Hill.

Scherzer tiene no sólo la responsabilidad de ganar el partido para los Nacionales sino que además hacer historia con lo que sería el primer pase a la Serie de Campeonato en la franquicia desde que llegaron a la capital de la nación.

Anteriormente lo lograron cuando eran los Expos de Montreal en la temporada de 1981, y perdieron en un quinto juego al ser eliminados por los Dodgers 2-1, debido a gran pitcheo del zurdo mexicano Fernando Valenzuela y un cuadrangular en el noveno episodio de Rick Monday, y el jardinero izquierdo de los Dodgers era Baker.

Scherzer, ganador del Premio Cy Young del Joven Circuito en el 2013 e incluido en el roster para el Juego de Estrellas en las cuatro temporadas más recientes, Scherzer presenta un registro de 4-4 con efectividad de 3.93 en la postemporada y ha protagonizado varios momentos brillantes a ese nivel de las Grandes Ligas.

La primera serie de postemporada en la que participó que fue en el 2011, tuvo efectividad de 1.23 frente a los Yanquis de Nueva York en la Serie Divisional con los Tigres de Detroit.

En el 2012, limitó a los Bimbarderos del Bronx a una sola carrera en una apertura de 5.2 episodios en la Serie de Campeonato, lo que demuestra que tiene toda la experiencia para volver a triunfar.

La clave para Scherzer, de 32 años, en el quinto partido que se va a disputar en el Nationals Park será trabajar con sus envíos rompientes y su cambio de velocidad.

En el primer juego estuvo tirando demasiados "strikes" temprano en la cuenta con su recta y eso es exactamente lo que estuvieron esperando los Dodgers.

El piloto de los Nacionales, Dusty Baker, está entusiasmado con la idea de que el quinto partido se juegue en Washington, con un ganador de 20 encuentros en su montículo y suficiente descanso entre asignaciones.

Con tanto énfasis puesto en el pitcheo de Scherzer, los Dodgers no pueden darse el lujo de descuidarse ante una ofensiva encabezada por Daniel Murphy, que remolcó 104 carreras en la temporada y batea .462 con seis impulsadas en la actual Serie Divisional.

También pueden decidir jóvenes sin experiencia como el veloz jardinero central de 23 años de edad, Trea Turner, que parece que ni se inmuta, pese al calor de la batalla a un nivel tan importante.

Los seguidores de los Nacionales están convencidos que el equipo no se elimine por tercera vez a la hora de llegar a la Serie de Campeonato, como lo hicieron en el 2012 ante los Cardenales de San Luis y los Gigantes de San Francisco en el 2014.

Por su parte, Hill, de 36 años, que conoce a Baker desde que ambos estaban con los Cachorros de Chicago, tratará, entre otras cosas, de superar al maestro que le dio la oportunidad de lanzar en las Grandes Ligas.

Una victoria de Hill tendría un efecto de venganza retrasada del zurdo de los Dodgers contra la organización que lo dejó libre cuando lanzaba en la Triple-A, aunque reconoce que para entonces no estaba ni cerca de ser el pitcher en el cual se ha convertido en el 2016 con los Atléticos de Oakland y el equipo angelino de la Nacional.

Al igual como ocurrió con miras al cuarto partido, el dirigente de los Dodgers, Dave Roberts, no había confirmado en la víspera quién sería su abridor.

Pero en esa ocasión se fue con la experiencia al optar por Clayton Kershaw y ahora pudiera hacerlo de nuevo con Hill, aunque cuenta con el mexicano Julio César Urías como una fuerte posibilidad y de paso dispone de lo que él llama "una colección de brazos" para proteger a ese dueto de zurdos si se decide por uno de ellos.

A Hill no le fue del todo bien en su apertura del segundo partido, al tolerar cuatro carreras en apenas 4.1 episodios, pero irónicamente el hecho de que trabajó por tan breve tiempo se convierte ahora en un factor que le permitiría a Roberts decidirse por él con solamente tres días de descanso intermedio entre aperturas.

En líneas generales, a los Dodgers no les debería preocupar mucho quién va a abrir hoy, porque utilizaron 15 brazos diferentes para iniciar encuentros en la temporada regular del 2016 y aún así ganaron de manera convincente el Oeste de la Liga Nacional.

A la ofensiva, los Dodgers tuvieron un buen comienzo de la serie con el bate precisamente frente a los envíos de Scherzer, a quien le anotaron cuatro veces en los primeros tres episodios.

El sensacional novato Corey Seager pegó jonrones en los dos primeros juegos, pero ha decaído con el bate desde entonces. El cubano Yasmany Grandal disparó dos imparables en aquel desafío y los Dodgers le darían la bienvenida a un repunte suyo a la ofensiva.

Justin Turner ha sido el bateador más consistente de las huestes de Roberts, con promedio de .455 y tres carreras impulsadas.

Los Dodgers, al igual que los Nacionales, buscarán con el triunfo superar las dos derrotas al hilo al nivel de la Serie Divisional, incluyendo el 2015 a manos de los Mets de Nueva York en la única ocasión en la que han llevado la eliminatoria a su tope de cinco partidos.

Antes de esos dos reveses seguidos, ganaron tres Series Divisionales al hilo luego de perder cuatro consecutivas.

Cargando