¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

COSTA RICA ECONOMÍA

Estudio estima un cierre de año positivo para la economía de Costa Rica

El repunte de la actividad económica durante 2016 en comparación con el año anterior permite estimar un cierre "positivo" para Costa Rica, según un estudio revelado hoy por el Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas (IICE).

El investigador del IICE de la estatal Universidad de Costa Rica, Rudolf Lücke, indicó en conferencia de prensa que el crecimiento interanual a marzo de 2016 fue de un 3,4 % y para los siguientes trimestres se estima que se mantenga entre un 3 % y un 4 %.

Para el cuarto trimestre se espera un leve aumento en los precios que llevarán el índice de inflación a un nivel de entre el 0,8 % y el 1,3 %. Sin embargo, esta cifra está ubicada por debajo del rango meta del Banco Central de Costa Rica (entre 2 % y 4 %).

"Se esperaría un final de año bueno, positivo para las familias. La economía local no se encuentra tan mal", expresó Lücke.

El incremento del precio de los combustibles que se dio a finales del mes de septiembre, así como otras solicitudes de aumento del agua y la electricidad, presionarán los precios en el último trimestre del año 2016, dijo.

El sector externo mostró un deterioro constante desde inicios del 2014, tanto las exportaciones como las importaciones acumuladas presentaron tasas de crecimiento negativas, y hasta mediados del 2015 se habían reducido en más de un 10 %, indica el estudio.

Pese a estas cifras, desde principios de 2016 el crecimiento de las exportaciones mejoró, mostrando resultados cada vez más positivos durante los dos primeros trimestres y se espera que esa tendencia continúe al finalizar el año.

Los sectores que experimentan un mayor dinamismo en 2016 son los servicios de transporte, hoteles y restaurantes, así como el comercio, la manufactura y la agricultura, mientras que la construcción es el que muestra un resultado menos favorable.

Según el estudio, el déficit fiscal es la "olla de presión" a la que debe hacerle frente el Gobierno del presidente, Luis Guillermo Solís (2014-2018), ya que parece inevitable que en algún momento del 2017 afecte las tasas de interés.

El déficit fiscal del país durante 2015 fue del 5,9 % del producto interno bruto (PIB) y, según las proyecciones del Banco Central, subirá al 6,2 % en 2016 y al 7 % en 2017 si no se introducen reformas tributarias.

El Gobierno de Solís ha planteado la necesidad de una reforma al impuesto sobre la renta y la introducción de la renta global, así como uno para convertir el impuesto de ventas del 13 % en uno de valor agregado (IVA) del 15 %, pero no ha avanzado su debate en el Congreso.

Cargando