¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

PARAGUAY TIERRAS

Denuncian nuevo ataque contra comunidad campesina desalojada en Paraguay

Organizaciones campesinas de Paraguay denunciaron un presunto nuevo ataque perpetrado por fuerzas policiales contra los campesinos refugiados tras el desalojo del asentamiento de Guahory, en el centro-este del país, que habían sido desplazados de sus tierras el pasado 15 de septiembre.

Agentes de la Policía Nacional, el Grupo Especializado de Operaciones y elementos de antidisturbios supuestamente reprimieron a un grupo de unas 250 personas, entre ellas mujeres y niños, que permanecían refugiados en una capilla y una escuela cercanas a las tierras de donde fueron desalojados, denunciaron varias organizaciones campesinas.

Relataron que los agentes ingresaron en primer lugar en la capilla con la intención de volver a expulsar a los campesinos, y presuntamente les amenazaron con emplear balas de plomo, e incluso dejaron herida en la cara a una niña con balines de goma.

Posteriormente, los uniformados, con el apoyo de dos patrulleras y dos carros hidrantes, intentaron incendiar la escuela donde se encontraban las mujeres campesinas del asentamiento, que también fueron amenazadas, según la versión de las agrupaciones campesinas.

"Si es inconcebible el hecho de que las fuerzas represivas del Estado se levanten y actúen contra el pueblo que deben proteger, lo es todavía más cuando sus blancos son mujeres y niños", expresa el comunicado conjunto de la Coordinadora de Mujeres Rurales e Indígenas (Conamuri), la Federación Nacional Campesina (FNC), el Movimiento Campesino Paraguayo (MCP) y la Organización de Lucha por la Tierra (OLT).

Las organizaciones también mostraron su indignación por "los múltiples atropellos y saqueos de que están siendo víctimas las comunidades campesinas e indígenas, en un acelerado proceso de exterminio de estas poblaciones al ser despojadas de su forma de vida, sus territorios y su propia identidad".

Por su parte, la Policía Nacional declaró a través de un comunicado que en la mañana de este sábado "realizó resguardo y acompañamiento policial al propietario de una plantación en la zona de Guahory para sacar del lugar camiones con trigos", y descartó que se produjeran incidentes o hechos de violencia en esta operación.

Cerca de 1.200 policías intervinieron el pasado 15 de septiembre para desalojar a casi un millar de campesinos del asentamiento de Guahory, presuntamente sin orden judicial ni intervención de fiscales, según denunciaron tanto organizaciones defensoras de los derechos humanos, como varios parlamentarios que investigaron los hechos.

Además, la Coordinadora de Derechos Humanos de Paraguay (Codehupy) denunció que los campesinos del asentamiento fueron víctimas de tratos crueles, inhumanos o degradantes perpetrados por los policías durante el desalojo.

Tras el desalojo, varias decenas de campesinos acamparon en la Plaza Uruguaya, en el centro de Asunción, en protesta por el desahucio, y en reclamo de tierras donde puedan vivir y cultivar.

Con base en estas reivindicaciones, los campesinos iniciaron una negociación con el estatal Instituto de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert), que este viernes expresó en un comunicado "su compromiso con los sectores campesinos en el afán de encontrar respuestas rápidas y concretas a sus justas y legítimas reivindicaciones", en referencia al caso de Guahory.

Un total de 43 comunidades campesinas paraguayas fueron víctimas de violencia procedente de las fuerzas de seguridad en diferentes conflictos por la titularidad de las tierras o contra la fumigación con agroquímicos entre 2013 y 2015, según un reciente estudio de la organización Base IS.

Cargando