¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

EL SALVADOR PANDILLAS

Pandillero acusado de masacrar 11 salvadoreños muere en tiroteo con Policía

Un pandillero de 16 años acusado de participar en la masacre de 11 trabajadores salvadoreños murió la madrugada de hoy durante un tiroteo con la Policía y el Ejército, informaron fuentes oficiales del país centroamericano.

De acuerdo con la Fiscalía, Bryan A., de 16 años, era el líder de una célula de la pandilla Barrio 18 en la localidad de Quezaltepeque (noroeste) y estaba "prófugo" por la masacre de 8 empleados de una compañía eléctrica y 3 jornaleros.

El director de la Policía, Howard Cotto, aseguró que el pandillero murió portando un fusil de guerra AK-47.

La matanza fue perpetrada el 3 de marzo anterior en una zona despoblada del municipio de San Juan Opico (noreste) y por el que al menos 8 personas, incluidos dos menores, guardan prisión preventiva.

Según la Fiscalía, el asesinato múltiple fue perpetrado en una zona controlada por la Mara Salvatrucha (MS13), rival de la Barrio 18, con el fin de inculpar a la primera y que las autoridades fijaran sus investigaciones en esta estructura.

Esta es la segunda masacre de más de diez personas perpetrada por las pandillas desde 2010, año en el que 14 salvadoreños fueron calcinados dentro de un microbús en una localidad cercana a la capital.

La masacre de Opico y la escalada de violencia que el país vivió en los primeros meses del 2016 llevaron al Gobierno a implementar una serie de "medidas extraordinarias" de seguridad como el endurecimiento del régimen carcelario y el despliegue de un comando elite rural de 1.000 elementos.

De igual forma, el Ejecutivo de Salvador Sánchez Cerén valoró la posibilidad de instaurar un estado de excepción o toque de queda.

Las pandillas son acusadas de mantener los altos índices de asesinatos que sitúa al país como uno de los más violentos del mundo.

Entre enero y septiembre de 2016, El Salvador acumuló 4.181 asesinatos, con lo que se convierte en el segundo año más violento de la historia reciente de ese país centroamericano, solo superado por el 2015.

Cargando