¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

LATINOAMÉRICA DEMOCRACIA

Carlos Mesa y Vinicio Cerezo abogan por una actualización de la democracia

La ciudadanía está en un proceso de transformación al que la democracia debe adecuarse o quedará obsoleta, y esta transición deberá ser encabezada por las nuevas generaciones, sostuvieron hoy los expresidentes Carlos Mesa (Bolivia) y Vinicio Cerezo (Guatemala).

En la tercera y última jornada del VII Foro de la Democracia Latinoamericana, organizado en la Ciudad de México por el Instituto Nacional Electoral (INE), los exmandatarios reflexionaron sobre la construcción de ciudadanía como un mecanismo para el fortalecimiento de la democracia.

Mesa refirió que la ciudadanía vive un proceso de transformación radical relacionado con los instrumentos que nos ofrece una nueva realidad.

"El elemento tecnológico, el internet y las redes sociales han generado un espacio de ciudadanía que modifica radicalmente cómo entendíamos la idea de participación y los parámetros clásicos de nuestras constituciones, que siguen siendo válidos, desde luego, pero ya no suficientes de derechos y deberes", dijo.

El expresidente boliviano (2003-2005) señaló que la transformación de la democracia necesariamente pasa por una recomposición de los partidos políticos.

"Los partidos tienen que transformarse radicalmente para responder a una ciudadanía activa, participativa y en red que tiene mecanismos y posibilidades. Una ciudadanía que además de ser multicultural y plurinacional está preocupada por el tema ambiental, una ciudadanía con igualdad y equidad de género", afirmó.

A su vez, Vinicio Cerezo afirmó que los jóvenes son el futuro de la democracia.

"La generación que nosotros estamos representando de alguna manera cumplió su tarea, hizo lo que tenía que hacer, cuando lo tenía que hacer. Pero en este momento lo que se está definiendo es si lo que nosotros logramos va a ser continuado, sostenido, cambiado o perfeccionado en el futuro de América Latina", expuso.

Hay "una falta de comunicación y de contacto directo entre las nuevas generaciones y las generaciones que nosotros representamos; debemos trabajar para ayudar a los jóvenes en la construcción y fortalecimiento de la democracia", aseveró.

El expresidente guatemalteco (1986-1991) aseguró que el cambio generacional y el momento histórico que se está viviendo hacen que la democracia representativa empiece a ser obsoleta y cuestionada.

"La gente no rechaza la democracia en sí misma", sino "el comportamiento de algunos de los políticos y de sus partidos", planteó.

Además, "la democracia no ha conseguido sus objetivos fundamentales: resolver los problemas económico-sociales, establecer mecánicas para superar la falta de equidad, la marginación económica y social y la resolución de los problemas de financiamiento del Estado y de lo que se debería hacer con la economía y el modelo de desarrollo", agregó.

Ambos expresidentes concluyeron que para que la democracia siga siendo un mecanismo de resolución de conflictos y sobreviva como un espacio de participación política, las nuevas generaciones deben comprometerse y asumir los valores políticos y objetivos de la democracia.

Asimismo, en América Latina se tienen que buscar nuevos mecanismos de expresión de las exigencias de las nuevas generaciones como una vía para dar posibles soluciones a los problemas que enfrentan, señalaron.

Cargando