¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

PANAMÁ COSTA RICA

Panamá alaba cooperación migratoria con Costa Rica antes de visita de Solís

El presidente panameño, Juan Carlos Varela, destacó hoy la "cooperación" que existe entre Panamá y Costa Rica en torno a la crisis migratoria que azota la región desde hace un año, el tema que ocupará gran parte de la reunión que sostendrá el próximo viernes con su colega de ese país, Luis Guillermo Solís.

"Con Costa Rica tenemos una gran cooperación", dijo Varela, que se encontrará con Solís en la localidad panameña de Boquete, cerca de la frontera entre ambos países, para abordar "específicamente tres áreas: flujos migratorios, narcotráfico y crimen trasnacional, e integración".

Panamá y Costa Rica tratarán de buscar una salida conjunta a la llegada masiva de migrantes a la región en su tránsito hacia Estados Unidos y que sin embargo algunos se quedan varados en Centroamérica.

"Panamá en este momento tiene en sus centros de acogida alrededor de 3.500 personas que están recibiendo un trato humanitario. Ellos quieren seguir su rumbo (hacia Estados Unidos) pero estamos viendo la posibilidad de buscar alternativas" para que se vayan a otros países o vuelvan al suyo, precisó Varela.

El paso de migrantes irregulares por Centroamérica y por países como Brasil, Ecuador, Guyana y Colombia es un fenómeno que ha crecido especialmente en los últimos meses y que ha generado tensiones entre las naciones de la región.

La crisis estalló en noviembre de 2015 cuando Nicaragua decidió cerrar sus fronteras alegando motivos de seguridad nacional, una medida que tuvieron que repetir más tarde Costa Rica y Panamá para evitar el efecto embudo, aunque ahora están dejando pasar a los migrantes en "flujos controlados".

En lo que va de año, las autoridades panameñas han brindado atención humanitaria a unos 9.000 migrantes irregulares que entraron al país a través de la intrincada selva del Darién, frontera natural con Colombia.

La mayoría de los migrantes son cubanos que buscan beneficiarse de las leyes migratorias de Estados Unidos y haitianos que huyen de la crisis económica de Brasil, país al que llegaron tras el terremoto de 2010 que asoló Haití.

Como medida para tratar de desincentivar la migración masiva, las autoridades migratorias de Estados Unidos anunciaron el pasado septiembre la reanudación de las deportaciones a Haití de los inmigrantes indocumentados, que fueron interrumpidas tras la crisis humanitaria que provocó el terremoto de 2010.

"Vamos a empezar a informarles de la decisión tomada por Estados Unidos (...) Panamá puede ser una opción para que desde aquí regresen a su país", indicó el presidente panameño.

Cargando