¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

LATINOAMÉRICA DEMOCRACIA (Previsión)

Desencanto político y falta de reflexión, potentes armas contra la democracia

El desencanto y la insatisfacción hacia la política atizan el auge de movimientos populistas como el del candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, que sumados a la falta de reflexión personal alimentan valores antidemocráticos, alertaron hoy varios expertos.

"Hay una tendencia al desencanto, a la antipolítica, a la apatía y a una mentalidad de suma cero", lo que pone en entredicho "valores democráticos" que no son negociables, consideró el secretario para el Fortalecimiento de la Democracia de la OEA, Francisco Guerrero.

En la inauguración del VII Foro de la Democracia Latinoamericana, que se celebra en la Ciudad de México hasta el viernes, reinó la alarma y un cierto desconcierto hacia una sociedad cambiante que apoya, cada vez más, movimientos populistas.

"Hay muchos políticos populistas que toman la falta de resultado en la agenda económica y lo toman como un elemento de campaña", destacó Guerrero.

Y ello, según el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE) de México, Lorenzo Córdova, supone una vuelta "a los instintos primarios, básicos, elementales, simples, simplistas y simplificadores, por encima de la reflexión personal".

En última instancia, estos instintos van más allá de la democracia, que es clave para una civilización.

Contundente, Córdova habló de un nuevo "caldo de cultivo" que se alimenta de "valores antidemocráticos".

Recurrió al concepto de democracia plebiscitaria -aquella que justificándose en referendos y la relación directa con el pueblo se salta procedimientos e instituciones- para remarcar que la sociedad de hoy se "vuelve permeable" a expresiones "de autoritarismo".

Para el académico español Manuel Alcántara, quien participó una primera mesa de debate que versó sobre educación y democracia, esta última se está "banalizando" fruto de una "desafección" ciudadana.

"Los ciudadanos son menos ciudadanos porque están menos cohesionados y hay más desigualdad, lo que afecta la democracia", destacó.

Esto lleva a una lucha "antielitista"- agregó Alcántara, que prefirió no usar "populismo"-, un fenómeno contrario a las instituciones, al "statu quo" y a la "educación formal".

Por ello, todos estos movimientos van en contra, "repudian" lo que se consideraba hasta el momento "educado".

Puso dos ejemplos, el "no" ganador ("lo educado") en el acuerdo de paz con las FARC en Colombia y la alta abstención en el proceso, y las elecciones en Estados Unidos.

Se ve claro en la campaña estadounidense, "todos los 'think tank', los periódicos importantes y los intelectuales relevantes están apoyando a Hillary Clinton. Pero hoy por hoy los resultados están muy dudosos y puede pasar lo peor dentro de un mes", remató.

Para el presidente de Guatemala entre el 2008 y el 2012, Álvaro Colom, hay errores en los sistemas democráticos que permiten "llevar a ser candidato a un monstruo como Trump", y agregó que "los muros nunca hacen nada positivo".

Este rumbo hacia el abismo no es casual, sino fruto de una "democracia imperfecta" que ya no complace la ciudadanía, remarcó Guerrero.

Según los datos del más reciente Latinobarómetro, tan solo el 54 % de la población de la región apoya la democracia; en el caso de los mexicanos la proporción es del 48 %.

Ello lleva a una "desencanto" mundial hacia este sistema que nace, al menos en la región, de la falta de inclusión y una enorme desigualdad, apuntó la subsecretaria para América Latina de la cancillería de México, Socorro Flores.

Los expertos coincidieron en que es indispensable entonar una especie de 'mea culpa', pues si la democracia "está en cuestionamiento es más por los partidos y por los políticos", remachó Colom, quien recordó que un buen puñado de políticos guatemaltecos están imputados por corrupción, entre ellos el expresidente Otto Pérez, hoy encarcelado.

En este entorno, las nuevas tecnologías son un arma de doble filo: Pueden facilitar la información y el conocimiento, pero también "son vectores de desigualdad, y las más poderosas que hemos podido tener hasta ahora", destacó Alcántara.

El foro "Educación cívica, cultura, política y ética ciudadana, desafíos para el fortalecimiento democrático" contará estos días con la participación del secretario general de la OEA, Luis Almagro, y la embajadora de EE.UU. en México, Roberta Jacobson, entre otras figuras.

Cargando