¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Tensión en el Club Militar de Bogotá

Los cambios que adelantó la nueva Dirección del Club Militar de Bogotá provocaron denuncias en su contra que hoy investiga la Contraloría General de la República.

La llegada del general Jaime Esguerra Santos a la dirección del Club Militar de Bogotá un año atrás, levantó más de una ampolla.

A su llegada- dice él- canceló la tercerización de televisores, restaurantes, redujo la nómina, se apretó el cinturón y tomó medidas drásticas que le significaran al establecimiento mayores ingresos económicos. Una de ellas, la cancelación del contrato de la discoteca que funcionaba al interior del club, “una negocio que se cerró por los múltiples incidentes que se presentaron en oficiales subalternos que en estado de intoxicación por alcohol atacaban a propios y extraños, además de la presencia de prostitutas que alejaron a los socios y sus familias…”, se lee en un documento del 5 de septiembre de 2016 firmado por el general Jaime Esguerra.

Las medidas del General, dice él, generaron roncha entre varios oficiales. Uno de ellos, el mayor Mario Fernando Galeano, socio del Club Militar, quien optó el 29 de agosto de 2016 por enviarle un documento (radicado 058313) al ministro de Defensa Luis Carlos Villegas (el Ministerio es propietario del Club) donde “le solicita investigación por presuntas irregularidades, direccionamiento, carrusel de contratación directa y otras anomalías en el Club Militar de Oficiales”.

Relaciona- según el documento que tiene Caracol Radio- la tercerización de 859 cargos como planta provisional, contratos onerosos a personal que realiza labores de mantenimiento del club, nómina paralela contratada “sin clarificarse la necesidad ni el objeto de su contratación”, vinculación a personal sin contrato, direccionamiento de contratos, entre otras presuntas irregularidades.

El tema generó polémica al interior del club y llevó a la Contraloría General de la República a adelantar una auditoría de control fiscal que el Club Militar no ve con buenos ojos porque los dineros que se están auditando son privados ya que provienen de los servicios que ofrece el club. También, el Viceministerio de Defensa del grupo social y empresarial (propietario del establecimiento) adelantó una auditoría, pero encontró que lo denunciado carecía de validez.

Injuria

También motivó al general (r) Jaime Esguerra a instaurar una denuncia por injuria y calumnia el 7 de septiembre de 2016 en contra del mayor (r) Mario Fernando Galeano.

Extrañamente, el 13 de septiembre de 2016, el denunciante de las presuntas irregularidades del Club Militar envío un correo electrónico al general Jaime Esguerra y a Liliana Arévalo, abogada contratista del Club Militar, donde escribe: “me permito solicitarles y exigirles que desvirtúen dicha queja ante los organismos que he solicitado dicha actuación, con el fin de evitar confrontaciones personales…”.

La situación ha llegado a tal punto que se ventiló en pasillos que el general retirado Jaime Esguerra, director del Club Militar, había huido llevándose una suma de dinero del establecimiento, lo que obligó al Club a expedir un comunicado donde el propio Esguerra “dice que a la fecha me encuentro al frente de la Dirección del Club Militar en Bogotá, los recursos del pasivo pensional se encuentran a buen recaudo en la Cuenta Única Nacional, y la campaña de desprestigio iniciada por los oficiales no busca nada diferente que la privatización del Club Militar y acceder a la administración del mismo”.

Y aclara que de los 875 trabajadores temporales contratados en 2015 se redujo a 434 en 2016. Es decir, se han ahorrado en operaciones 6.400 millones de pesos.

La Contraloría General de la República ya entregó una primera auditoría, pero adelanta una final. Y será quien determine cuál de las dos partes tiene la razón.

Las partes

Caracol Radio ubicó al mayor Mario Fernando Galeano, el denunciante, quien aclaró extraoficialmente que jamás denunció que la Dirección del Club Militar estuviera robando, y que solo pidió que se investigara por mala inversión de los dineros que aportan los socios. No obstante, no quiso hablar oficialmente con la prensa.

El viceministro de Defensa para el Grupo Social y Empresarial de la Defensa y Bienestar, general José Javier Pérez, respaldó en Caracol Radio totalmente a la dirección actual del Club Militar.

“Recibimos las denuncias, envíe un equipo económico de mi oficina hasta el Club Militar, estuvieron varios días analizando las cifras, los libros contables y no encontraron nada. La Oficina de Control Interior del Ministerio de Defensa también estuvo en el lugar y tampoco encontró nada. Esto se ha vuelto una obsesión de algunas personas que denuncian y denuncian a ver qué encuentran y qué problema arman”, dijo el oficial al aclarar que la gestión de la nueva dirección es muy buena y sus cambios han generado dolores de cabeza a más de uno.

Cargando