¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

MÉXICO CERVANTINO

Grupo La Pocha Nostra: artes visuales son pornografía de arte contemporáneo

De presencia necesaria en los festivales culturales, pero "incómoda y desagradable"; así es la manera en la que la agrupación de "performance" La Pocha Nostra describió hoy a las artes visuales, de las que dicen que se asemejan a "la pornografía del arte contemporáneo".

La Pocha Nostra, que se presenta por tercera vez en la ciudad mexicana de Guanajuato, en el marco del Festival Internacional Cervantino (FIC), puso en duda el lema de esta 44 edición, "De la locura al idealismo".

"¿Dónde está la locura, la imaginación y el éxtasis que se promueve?", se preguntó en rueda de prensa el director artístico del grupo, Guillermo Gómez-Peña, haciendo referencia a la marginación de las artes visuales en el programa.

El líder de la agrupación, que matizó que no se trata de un problema exclusivo del FIC, sino de todos los festivales semejantes, criticó que no se incluya apropiadamente a los artistas del "performance", pese a que son ellos quienes están haciendo la crónica "del aquí y del ahora", de temas como la violencia generalizada del país o de la migración.

"Tenemos la impresión de ser los patitos feos y los mariachis borrachos del festival", apuntó Gómez Peña, rodeado de personajes salidos del taller de creación del grupo, como una inquietante exbailarina de ballet "que ahora es una asesina psicópata" o un Cervantes "queer-neoindígena".

Las artes visuales -que engloban video, instalaciones, arte conceptual y "performances", enumeró Gómez Peña- son consideradas "las artes críticas, los 'rojillos', los que estamos en contra de la autoridad".

La agrupación, que se presenta en el Centro Cultural y Deportivo del Issste de Guanajuato, señaló algunos de los obstáculos que encuentran los "performeros" cuando acuden a uno de estos festivales.

Entre ellos, que no cuentan con apoyo logístico, y que los recursos que les tendrían que facilitar para sus actuaciones son asignados a "proyectos verdaderos".

A estos artistas visuales se les invita "por hacer un poco más sexy el festival", pero luego se les abandona y se quedan "solitos", lamentó el artista.

También son tratados como "las criaturas exóticas del arte" y sus eventos no son publicitados de cara al público como ocurre con otros eventos; la invisibilidad, añadió Gómez-Peña, también es "una forma de censura".

"Somos artistas críticos, creemos en la libertad de expresión, en la experimentación radical, y nuestro trabajo es hacer nuestro arte a pesar de todos los maltratos, las negaciones", aseveró el director artístico.

El FIC se desarrollará hasta el próximo 23 de octubre, con una programación que este año contempla unas 700 actividades en las que participarán 3.500 artistas de 38 países, pertenecientes a ámbitos como la música, las artes visuales, el teatro o la literatura.

Cargando