¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El acrónimo contra la Policía en Colombia

La dirección de la institución rechazó los insultos y anunció investigaciones.

Frente a las estaciones de Policía en las principales ciudades del país trascendieron unas pancartas con un acrónimo que apenas se conocía en redes sociales.

A.C.A.B. la forma inglesa que reduce la expresión All Cops Are Bastards - en español “Todos los policías son unos bastardos”, lleva años impresa en tribus urbanas de Colombia. El problema según el propio director de la Policía, el general Jorge Nieto, es que los jóvenes que promueven las expresiones salieron de sus reuniones privadas a las calles y las estaciones de Policías, en lo que algunos consideran un acto de provocación.

Estamos verificando en qué lugares ocurre y desde luego que tomaremos las medidas necesarias de acuerdo a la normatividad que regula la protesta… Son hechos que afectan la integridad de la institución, tenemos que verificar muy bien si es un riesgo a la seguridad”.

El antropólogo y doctor en sociología de la Universidad La Sorbona de Paris, Fabián Sanabria, aseguró que se trata de grupos de contra cultura cuyo único objetivo es la provocación, conseguir casi de forma “masoquista” las agresiones de la fuerza pública, grabar un video y justificar su movimiento.

“Lo peor que pueden hacer en este caso los afectados, que son los policías, es dejarse provocar, al contrario lo que deben tener es una clase de contra respuesta a esas provocaciones, la mejor forma de contrarrestar la violencia simbólica es a través de violencia simbólica, si llegan con ofensas recibirlos con banderas blancas”.

El movimiento de protesta tiene en las redes sociales su mayor difusión, incluso se crean grupos que comparten expresiones e invitaciones a agredir a la fuerza pública. Fotografías, denuncias y cómo llevan el acrónimo a distintos escenarios que en ocasiones termina en enfrentamientos.

El director de la Policía y el doctor en sociología coinciden en respetar la protesta social, pero en la necesidad también de vigilar si pasa los límites de la legalidad, afecta la tranquilidad o incita a la violencia.

Cargando