¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Jorge Cardona Alzate, premio al Editor Ilustre

El editor general de El Espectador recibió el galardón “Clemente Manuel ZabalW”, que entrega el premio Gabriel García Márquez por su disciplina y su ejemplo.

“Jorgito”, como le dicen sus amigos y pupilos, cumple con razones de sobra las condiciones que evaluó el jurado convocado por la Fundación Nuevo Periodismo para resaltar al Editor Ilustre.

“Que sea ejemplar como periodista, formador y ciudadano, con capacidad para guiar y estimular a su equipo periodístico, con habilidad para detectar talentos y formar nuevos periodistas y que resalte por su liderazgo sobresaliente en procesos de innovación y mejora de prácticas periodísticas”.

Estudió economía y filosofía y letras. Es un lector voraz a quien no le duele regalar sus libros para que otra persona pueda disfrutarlos. Tras su apariencia de tímido y distante esconde su inteligencia, una prodigiosa memoria y su particular humor.

Trabajó en Inravisión, donde entre muchas de las funciones que desempeño estuvo la de elaborar los créditos de todas las personas que participaron en la transmisión de la visita a Colombia del papa Juan Pablo Segundo en julio de 1986. Con rigor elaboró el listado y cuando fue el momento de rodarlo como vio que los nombres no aparecían en la pantalla marcó varias veces el comando, que segundos después se activó con tal rapidez que el listado al aire fue como una estrella fugaz.

Comenzó en el periodismo en el equipo de Alerta Bogotá de Caracol Radio, donde recuerda conoció de primera mano la renuncia del entonces procurador, Alfonso Gómez Méndez, en medio del escándalo que generó el fallo que ordenó la destitución del general Jesús Armando Arias Cabrales y el coronel Edilberto Sánchez, por lo hechos en la retoma del Palacio de Justicia.

En 1993 dio el saltó a la gran prensa cuando fue fichado para hacer parte del equipo de la sección Judicial de El Espectador, diario donde fue ascendiendo de periodista a editor de sección y finalmente a editor del periódico.

Su disciplina, que siempre ha sido la misma, gira alrededor de los hechos y la confirmación con las fuentes. Todo lo que le dicen queda consagrado en sus particulares libretas que no son otra cosa que cuadernos escolares, de los antiguos, que le facilitan doblarlos en cuatro.

El nombre de Jesucristo, tiene para él un significado especial muy lejano al religioso, su sencillez le facilita la vida al punto que el tema de las vacaciones no le representan ningún problema porque siempre tienen el mismo destino, no lo tienta siquiera la posibilidad de una visita fugaz a su hijo.

Este catedrático de universidades como La Javeriana, Los Andes y Sergio Arboleda, entre otras, escribió Días de memoria y Diario del Conflicto: de Las Delicias a La Habana y es coautor de Crónicas de secuestro, Entre el silencio y el coraje y Tinta indeleble. Vida y obra de Guillermo Cano.

Cargando