¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

#Las5deCaracolEntérese de las noticias más relevantes de la actualidad en Colombia y el mundo

PARAGUAY EDUCACIÓN

Estudiantes paraguayos piden en una marcha elevar presupuesto para Educación

Miles de estudiantes de secundaria de colegios públicos y privados de Paraguay marcharon hoy por el centro de Asunción para exigir que se eleve el presupuesto destinado a Educación hasta alcanzar el equivalente al 7 % del Producto Interior Bruto, con el objetivo de mejorar la calidad educativa.

Los estudiantes exigieron al ministro de Hacienda, Santiago Peña, que incluya en el Presupuesto General de la Nación previsto para 2017, que actualmente se discute en el Congreso, un aumento equivalente a 960.000 millones de guaraníes (unos 177 millones de dólares) para el sector educativo.

"Estamos pidiendo que este presupuesto se destine a distribuir más libros de texto, aumentar los salarios de los docentes e invertir en los colegios que se están cayendo, porque prácticamente todos los días hay un techo que se cae en algún colegio del país", declaró a Efe Vetner López, representante de la Unión Nacional de Centros de Estudiantes de Paraguay (Unepy).

Agregó que, pese a que una de las primeras medidas que adoptó el ministro de Educación, Enrique Riera, al asumir su cargo en mayo fue declarar en emergencia las infraestructuras educativas, el proceso está "estancado" en el Congreso, lo que impide que se efectúen reparaciones urgentes en las aulas.

Por su parte, Ernesto Ojeda, de la Federación Nacional de Estudiantes Secundarios (Fenaes), dijo que los estudiantes también reclaman que se respete su derecho al boleto de transporte, que se extienda el almuerzo escolar a todo el país, y que se proporcione mayor capacitación a los docentes.

Declaró que la respuesta del Gobierno a estos pedidos es "la ambigüedad" y las "propuestas que no se materializan", y repudió el "discurso autoritario y dictatorial" de Riera, que sugirió a los estudiantes que se manifestaran durante el fin de semana para no perder clases, y anunció medidas contra quienes participaran en la marcha.

"No vamos a esperar al sábado para que se caiga el techo de nuestro colegio. Estamos sufriendo una represión académica, y quienes nos manifestamos aparecemos como "ausentes" en las clases, nos restan puntos o, si tenemos examen, aparece un cero en nuestra libreta. Así es como empieza el autoritarismo", afirmó Ojeda.

El dirigente estudiantil puntualizó que la movilización de este viernes coincide con el 40 aniversario de la conocida "Noche de los Lápices", en la que se produjo el secuestro y desaparición de una decena de adolescentes durante la última dictadura en Argentina (1976-1983), y pretende rendir homenaje a su "lucha tan honesta".

A la manifestación se unieron también alumnos de varias facultades de la Universidad Nacional de Asunción, la principal del país, que el pasado martes ocuparon el campus para exigir transparencia en la reforma del estatuto universitario, así como gremios de docentes.

"Queremos que se mejoren las aulas, no queremos más escuelas-ranchos. Pedimos que se mejore la educación, y si no se eleva el presupuesto, va a ser imposible", aseguró Juan Carlos Vera, docente participante de la marcha.

A su paso por el Ministerio de Educación, los estudiantes solicitaron la presencia del titular de esta cartera, quien salió a la puerta de la institución rodeado de policías antidisturbios, y se dirigió a varios dirigentes estudiantiles por su nombre de pila.

Ante la presencia del ministro, varios manifestantes lanzaron agua y botellas de plástico contra la puerta del Ministerio, mientras Riera repetía "¡Tiren más, tiren más!", hasta que los policías le obligaron a ingresar de nuevo en la sede de la institución.

Posteriormente, los estudiantes continuaron su movilización frente a la sede del Ministerio de Hacienda, para concluir su marcha en la Plaza de Armas, junto al Congreso paraguayo.

Paraguay es uno de los países de la región que menos presupuesto destina a educación, con apenas 3,5 % de su PIB, lejos del mínimo de 7 % recomendado por la Unesco a nivel global.

Cargando