¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

ITALIA ÓPERA (Previsión)

Renzi y el gobierno italiano arropan en Nápoles al "súpertenor" Kaufmann

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, miembros de su gobierno y autoridades locales arroparon hoy al "súpertenor" Jonas Kaufmann, que adelantó en el San Carlo de Nápoles temas de un álbum dedicado a la música italiana.

Nápoles (Italia), 12 sep (EFE).- El primer ministro italiano, Matteo Renzi, miembros de su gobierno y autoridades locales arroparon hoy al "súpertenor" Jonas Kaufmann, que adelantó en el San Carlo de Nápoles temas de un álbum dedicado a la música italiana.

Kaufmann (Múnich, Alemania, 1969) fue la estrella en el histórico teatro napolitano con un programa dedicado precisamente a ilustrar un "viaje por la melodía italiana", con temas como el del filme "El Padrino" o el popular "Torna a Surriento", entre otros.

El evento llegó con el respaldo inequívoco del Gobierno, empeñado en resaltar las cualidades culturales de un país que hace menos de un mes se vio sacudido por un fuerte terremoto que arrasó varias localidades del centro de la península y que costó la vida a 295 personas.

Además de Renzi asistieron al evento el ministro del Interior, Angelino Alfano; el de Bienes Culturales, Dario Franceschini, y la de Educación, Stefania Giannini.

El peculiar recital -con una larga entrevista al tenor alemán sobre el escenario por parte del director del diario "Il Mattino", Alessandro Barbano- comenzó con un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas del seísmo.

Renzi apeló tras la tragedia a la unidad del país con un proyecto aún poco definido, pero ambicioso según lo que adelantó, que mezcla tanto el impulso a una reconstrucción con la promesa de que se combatirá a los corruptos si estos pretenden sacar provecho de aquella como un llamamiento a defender el propio patrimonio cultural.

Y esto último probablemente explica el testimonio de Renzi y de varios ministros, que validaron con su presencia en el recital del tenor de moda una elección que destaca valores seguros y archiconocidos de la tradición musical italiana que más suena en el mundo.

"La voz está siempre bajo estrés, pero cuando se usa la voz natural es siempre más fácil. Y así no he tenido miedo ni de los agudos ni de nada", explicó Kaufmann sobre la escena del San Carlo.

"La fuerza no es necesaria en el canto, es precisa la naturalidad, la elegancia, la flexibilidad", había dicho antes del evento el tenor en un encuentro con estudiantes de música de los cuatro conservatorios de la región, imágenes del cual se mostraron al público del teatro.

A los estudiantes les dijo este cantante que se ha convertido en uno de los más solicitados del momento que el "secreto" de su éxito es "la alegría".

A Kaufmann, que solo había actuado una vez en el teatro napolitano como parte del elenco de una "Die Schoepfung" de Haydn que se representó en 2004, se le hizo este lunes un recibimiento especial en la ciudad italiana, en una de sus escasas apariciones en este país.

Organizada por diario local "Il Mattino", la gala del San Carlo fue concebida para mostrar "las joyas de la familia", como indicó a la cabecera napolitana el asesor artístico del evento, Roberto De Simone.

Abrió el evento la interpretación por parte de la Orquesta del Teatro de San Carlo de la conocida "Funiculì funiculà" en la versión orquestal de Nikolay Rimsky-Korsakov, y los "Canti del golfo di Napoli", de Renzo Rossellini.

Kaufmann, vestido con traje negro y camisa blanca, estuvo acompañado de su pianista de confianza, Stellario Fagone, con quien interpretó seis de los temas de su disco "Dolce Vita" que publicará el mes próximo Sony Classical.

El considerado como único tenor lírico-ligero que se ha transformado en la historia de la ópera en tenor dramático y al que se le disputan en sus agendas los grandes teatros del mundo -también con una imagen que contribuye a que se le adjudique frecuentemente el atributo de "sexy"- explicó que en Italia detecta una "continuidad" de la línea melódica.

A "Il Mattino" contó hoy que su nuevo trabajo discográfico es una confirmación de esa idea y que siente que existe un "hilo que une a la ópera lírica y la canción napolitana y las canciones escritas para grandes tenores como (Mario) Lanza y (Enrico) Caruso".

Kaufmann lamentó a propósito de las interpretaciones de esos grandes de la ópera y de la canción napolitana que la técnica de grabación de los primeros años del siglo XX no permitiera apreciar el alcance de aquellas voces legendarias.

Aunque el tenor -conocido por cancelar actuaciones al menor síntoma de enfermedad- se disculpó por no estar al cien por cien "por haber estado hablando todo el día", esto no pareció importarle al público napolitano, de entre quien se escuchó en la sala un rotundo piropo: "¡eres un auténtico napolitano!".

Cargando