¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

PANAMÁ COLOMBIA

Panamá y Colombia buscarán mecanismos para controlar flujo de migrantes

Una comisión de alto nivel de Colombia llegará a Panamá la próxima semana para tratar el tema de la ola de migrantes ilegales con destino a Estados Unidos que pasa por ambos países y buscar mecanismos para controlar ese flujo, anuncio hoy el jefe del Estado panameño, Juan Carlos Varela.

"Ya tenemos confirmado, si no me equivoco para la próxima semana, que el ministro de Seguridad, el jefe de la Policía de Colombia y una alta delegación de Colombia viaja a Panamá para una reunión con nuestras autoridades para ver cómo se maneja este flujo (de migrantes) de una manera más controlada", declaró Varela.

El Gobierno panameño desarrolla la operación "flujo controlado" que involucra una mayor vigilancia en la frontera con Colombia y ofrece atención humanitaria a las decenas de migrantes ilegales, en su mayoría haitianos, cubanos y extracontinentales, que cada día llegan al país centroamericano.

Como parte del operativo, anunciado oficialmente en mayo pasado tras el cierre de la frontera con Colombia debido a la avalancha de migrantes, el Ejecutivo de Juan Carlos Varela construyó cuatro albergues en la provincia de Darién, en la selva que sirve de frontera natural con el país andino.

Varela aseguró este jueves que ya conversó con su colega colombiano, Juan Manuel Santos, "para que ellos controlen un poco el flujo (de migrantes ilegales) del lado de Colombia también".

Este mismo jueves las autoridades panameñas informaron que tres personas, aparentemente extracontinentales, entre ellas un menor de unos 4 años, fueron halladas muertas en la orilla de un río en el Darién.

El ministro panameño de Seguridad Pública, Alexis Bethancourt, dijo la semana pasada que Panamá ha dado atención humanitaria a unos 9.000 migrantes ilegales en los últimos meses, de los cuales 2.400 se encuentran aún en el país y el resto ha seguido hacia la vecina Costa Rica en su tránsito hacia Estados Unidos.

"Los migrantes han recibido alimentación, atención médica y protección para que puedan continuar con su travesía, y ellos se costean sus propios gastos", añadió Bethancourt.

Varela sostuvo este jueves que la coordinación con Costa Rica tanto en materia seguridad con en el asunto migratorio es muy buena, y reiteró que hay planificada una reunión con el presidente costarricense, Luis Guillermo Solís, para seguir tratando esos temas.

La semana pasada, en un discurso ante diputados centroamericanos, Varela instó a las fuerzas políticas de la región a que no cierren las puertas al flujo migratorio que busca una mejor vida en Estados Unidos.

"Tenemos que legislar, tenemos que crear esos corredores (humanitarios para que pasen los inmigrantes), subir el perfil a ese debate" sobre la crisis migratoria, remarcó Varela.

Miles de cubanos en tránsito hacia Estados Unidos quedaron varados entre finales de 2015 y el primer trimestre de este año en Panamá y Costa Rica, que lograron evacuarlos mediante un operativo especial que contó con el apoyo de México.

El cuello de botella se produjo a raíz de la decisión de Nicaragua, en noviembre de 2015, de cerrar su frontera.

Sin embargo miles de migrantes ilegales caribeños y extracontinentales, de países africanos y asiáticos, en su tránsito hacia Estados Unidos, siguen llegando a Centroamérica ayudados por redes de traficantes de personas.

Cargando