¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Caracol Radio revela en exclusiva las cartas de Odín Sánchez desde el cautiverio

El político se encuentra secuestrado por la guerrilla del Eln.

Escribió largo, sin tapujos. Lo hizo en cuatro cartas desde la selva donde plasmó con su puño y letra mensajes a cuatro de sus familiares: Patrocinio, su hermano; Astrid, su hermana, su hija y su esposa. 

Vea aquí las fotos de Odín Sánchez en su cautiverio

Los envío desde su secuestro con un emisario que llegó hasta la casa de los Sánchez de Oca en Quibdó con un sobre de manila donde venía una USB con fotografías de él, con barba, canas, demacrado desde la selva. Además de cuatro hojas de cuaderno plasmadas con tinta fucsia donde se leían varios mensajes. 

Odín les dice a Patrocinio y a Astrid: “a ustedes les parece que hay que hacer todo lo posible y llamar la atención regional y nacional, a ver cómo se reanudan los diálogos de paz. Es una necesidad urgente. El ELN y el Gobierno tienen que negociar”, añade. 

“Ahora no podemos negar que la organización guerrillera con más miembros, mayor presencia y más activa son los elenos, el Frente Occidental, en el Río San Juan, en todo su recorrido hasta dejar sus aguas en el Pacífico. Están en todos sus afluentes; en el Baudó (alto y bajo), en El Atrato…el Estado colombiano tiene muy pocas posibilidades de vencer esta guerrilla… en los recovecos donde se encuentran jamás los vencerán… hay hombres, mujeres emberas y uno que otro embera chamí y negros de todas las comunidades rurales”. 

También revela historias: un joven de 14 años curado de leishmaniasis gracias a 70 inyecciones que le suministró un comandante del ELN. “El menor de edad estaba prácticamente desapareciéndose por esa enfermedad. Acudió al Hospital de Condoto, Chocó, pero no le suministraron la medicina por la tramitomanía”, se lee en las hojas. 

Al secuestrado- narra en las misivas- le cambiaron su droga para la presión. Y explica que los medicamentos que consume actualmente son para combatir sus afectaciones de colon. En los documentos piensa si lo que está padeciendo lo vivió Patrocinio, su hermano, con quien se canjeó. Y cuenta anécdotas de lo difícil que le resulta realizar sus necesidades fisiológicas en la selva. “Estuve preocupado por algunas picadas en la planta de los pies que se repiten a veces”. 

Odín no está de acuerdo en la rifa que adelanta su familia de un carro y dos motocicletas para juntar el dinero que exige el ELN y ayudarlo a retornar su libertad, pero en últimas acepta. “Ustedes saben que a mí no me gusta ese tipo de actividades, como tampoco la venta de una casa vieja de mi papá, pero la necesidad tiene cara de perro. 

Por último- después de hablar de negociación, de paz, del Gobierno, de las trochas, ríos, quebradas que debe cruzar y sus métodos de subsistencia- pide que no lo olviden.

Cargando