¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

PORTUGAL INCENDIOS

Lisboa envía refuerzos para combatir el incendio de Madeira

El primer ministro de Portugal, António Costa, anunció hoy el envío de un avión con efectivos para ayudar a combatir el incendio que amenaza Funchal, capital del archipiélago de Madeira.

"Un avión de la fuerza aérea con bomberos profesionales y voluntarios, militares de la GNR (Guardia Nacional Republicana) y equipos médicos" volará a Funchal, dijo Costa a la prensa en Lisboa en la sede de la Protección Civil portuguesa, ante la oleada de incendios que castiga el país desde el pasado fin de semana.

En la escarpada y turística Funchal, las llamas descontroladas han calcinado decenas de viviendas, han provocado el ingreso en centros sanitarios de decenas de vecinos intoxicados por el humo, han obligado a evacuar un centro comercial y dos hospitales, han causado el cierre de carreteras y han perturbado el tráfico aéreo.

El jefe de Gobierno, quien interrumpió sus vacaciones para comparecer ante el país, informó de que Portugal ha emitido una prealerta para accionar el mecanismo europeo de protección civil y para poner en marcha un acuerdo bilateral con la Federación Rusa en materia de incendios.

Costa alertó de que los próximos días las condiciones meteorológicas serán favorables para la propagación de las llamas, por la previsión de vientos fuertes y temperaturas elevadas.

"Hago un llamamiento para que la atención se redoble, que la población extreme los cuidados y no fume, ni trabaje con máquinas, ni lance cohetes o petardos cerca de las áreas forestales", pidió.

A última hora de la tarde local, la Autoridad Nacional portuguesa de Protección Civil (ANPC) contabilizaba once grandes incendios en el Portugal continental (la mayoría en el norte), más el del Funchal, el que más preocupa.

El primer ministro condenó "los comportamientos criminales" de quienes provocan los fuegos (tras un tercio de ellos está la mano del hombre) y alabó la labor de las autoridades locales y regionales.

"Doy las gracias a los que combaten las llamas en condiciones atmosféricas tan duras (por el viento y el calor)", subrayó el gobernante, quien expresó su solidaridad con las poblaciones afectadas.

Consideró que es hora de reformar la gestión de las tierras en Portugal, cuya fragmentación lleva a que la responsabilidad de limpiar los materiales vegetales más inflamables recaiga en los particulares, que en muchos casos no tienen condiciones para realizar esas labores.

"Los incendios no se combaten combatiéndolos, se combaten reestructurando el territorio. No se puede perder más tiempo", recalcó el gobernante socialista.

Cargando