Escuche ahora

Hora 20


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Corte Constitucional ordenó entregar kit de aseos a internos cada dos meses

Se lamentó que el Inpec solo les entregue un rollo de papel cada cuatro meses para sus necesidades fisiológicas.

Colprensa/Archivo

No para la lamentable situación de las personas que se encuentran recluidos en las cárceles del país donde terminan pagando las condenas que profieren en su contra por los delitos que hayan cometido.

En esta ocasión la Corte Constitucional reprochó el hecho de que en la cárcel de Acacias, Meta, los internos solo cuenten con un kit de aseo cada cuatro meses, el cual consiste de un cepillo de dientes, un rollo de papel sanitario y una barra de jabón.

“La falta de los elementos para la limpieza personal tiene consecuencias en el disfrute de sus derechos fundamentales a la vida en condiciones de dignidad, a la resocialización y a la redención de pena, debido a que el régimen disciplinario del establecimiento penitenciario y carcelario exige buena presentación para acceder a espacios donde, a través de trabajo y el estudio, se permiten la redención de pena” indicaron los presos.

Para la Corte esta situación es ‘inhumana’, pues la falta de elementos de aseos personal “hace imposible realizar actividades diarias, que se dan por sentadas. Tomar un baño, hacer uso de los sanitarios, asear el rostro, se torna imposible con una máquina de afeitar cada cuatro meses, dos cojines de champú, o dos rollos de papel sanitario”.

Indicó que el hecho de vivir durante periodos largos sin disfrutar de prácticas mínimas de higiene personal, afectan sus derechos a la vida en condiciones de digna y a la salud, dado que los elementos de aseo personal que reciben son pocos, de mala calidad y además son distribuidos con una periodicidad de cuatro meses.

“Las amenazas de violación de los derechos humanos no deben concretarse en afectaciones a la salud, o a la integridad personal. Basta con someter a una persona a la indignidad de hallarse privada de los elementos mínimos para hacerse aseo diario, para estar frente a una vulneración de los derechos fundamentales. Esta situación los condena a vivir durante periodos de alrededor tres meses, sin disfrutar de prácticas mínimas de higiene personal. Esto no sólo implica una afectación al aspecto personal, sino que pone en riesgo la salud de los peticionarios” explicó.