6AM Hoy por Hoy

Darío Arizmendi

04:00h - 12:00h

Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

PARAGUAY INCENDIO

Memoria y esperanza a 12 años del incendio que dejó 364 muertos en Paraguay

Familiares y víctimas del incendio en el supermercado Ycuá Bolaños de Asunción, que en 2004 dejó 364 muertos y centenares de heridos, honraron hoy a sus seres queridos y expresaron su esperanza de convertir en espacio de memoria el edificio, en estado de ruina y ahora en vías de remodelación.

Las víctimas rememoraron la que fue la peor tragedia civil de la historia de Paraguay, con un pedido de justicia y reparación por las pérdidas sufridas, en el día en que se cumplen doce años de estos hechos.

Muchos de ellos trajeron velas y flores para depositarlas en los nichos que integran el memorial en homenaje a los fallecidos, instalados en un lateral del edificio en ruinas.

Otros recorrieron en silencio y emocionados la estructura calcinada del antiguo supermercado, el estacionamiento de vehículos y las escaleras, todavía hoy ennegrecidas por el humo, y contemplaron los restos carbonizados de los carritos de la compra, las calculadoras y las cajas registradoras del comercio.

Entre actos religiosos y actuaciones musicales, los familiares recordaron también a los seis desaparecidos en el incendio, cuatro mujeres y dos varones, de los cuales nunca se encontraron restos.

El incendio del supermercado, ubicado en el barrio Trinidad de Asunción y a pocas cuadras del Jardín Botánico, se originó el 1 de agosto de 2004 en la parrilla de un restaurante del establecimiento, debido a la falta de mantenimiento, según la investigación del caso.

La misma pericia demostró que el propietario del supermercado, Juan Pío Paiva, ordenó que se cerraran las puertas del establecimiento y nada más declarara el fuego, para evitar robos.

Paiva fue condenado a 12 años de prisión por homicidio doloso, exposición de personas al peligro y omisión de auxilio, pero a fines de 2014, tras haber cumplido 8 años de su pena, un juez ordenó su libertad por buena conducta.

Los familiares de las víctimas denunciaron hoy que existió impunidad hacía los responsables del caso, por el que también fue condenado a 10 años de cárcel el hijo de Paiva, y a 5 años de prisión por homicidio doloso a un guardia de seguridad del local, todos ellos ya liberados.

"Por más que los asesinos estén libres, nuestra lucha interior continúa, silenciosos pero sin bajar la guardia, porque cualquier suceso doloroso puede volver a ocurrir", declaró a Efe Tatiana Gabaglio, unas de las víctimas del suceso.

Gabaglio tenía siete años cuando se produjo el incendio, y había acudido junto a su vecina y una hija de ésta a hacer compras al supermercado, lleno de clientes al tratarse de un domingo.

"Estábamos ya en la fila para pagar, cuando escuchamos la primera explosión. Fuimos hasta las puertas, pero estaban bloqueadas. Yo noté algo en mi pierna, creía que era una persona. Sólo cuando los bomberos me sacaron de allí, entendí que lo que tenía era un pedazo del techo del piso de arriba, todo derretido", relató.

Una semana después, la pierna de Gabaglio tuvo que ser amputada por las graves quemaduras que sufrió.

Hoy, con 19 años y ayudada por una prótesis en su pierna, trabaja como bombero voluntaria y acompaña los reclamos de otras víctimas y familiares.

Afirma que ve con "emoción y esperanza" el proyecto de remodelación del antiguo supermercado, que desde el pasado mes de marzo está a cargo del arquitecto Francisco Tomboly, y que pretende convertir el espacio en un lugar de memoria y reflexión.

"Este espacio es nuestra vida, el lugar por el que luchamos tanto, y después de doce años vemos algo sólido y concreto, un compromiso serio para la construcción participativa de la memoria (...). Estamos empezando a sentir la paz y la tranquilidad que tanto necesitamos", expresó Gabaglio.