¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

MÉXICO ARTE

Charles Michel, un postimpresionista belga que se enamoró de México

Los paisaje y retratos que creó el pintor belga Charles Michel (1874-1967), quien se ganó el mote de Mexicano porque se inspiró en este país para crear parte de su obra, se podrán apreciar en el Museo Nacional de San Carlos a partir del viernes.

La muestra "Charles Michel. Postimpresionista belga en México", que se exhibirá hasta el 2 de octubre, reúne 159 obras de diferentes colecciones.

Está dividida en cinco núcleos temáticos que integran óleos, dibujos, grabados, esculturas fotografías, cartas, cuadernos y objetos del artista que nació en la ciudad de Lieja.

"La exposición es un homenaje que le hace el Museo Nacional de San Carlos a Charles Michel, un artista no descubierto, pero muy importante", señaló hoy la directora del recinto, Carmen Gaitán Rojo, en conferencia de prensa.

"La obra de Michel es de primer orden, es un artista muy disciplinado y se entregó plenamente a su vocación: la pintura", apuntó.

Contó que su primer viaje a México fue en 1922, invitado por Alberto J. Pani, entonces secretario de Relaciones Exteriores de México.

"Michel viene a este país en un momento en donde existe una riqueza en cuanto movimientos artísticos y culturales, y se prende de México, se enamora", añadió.

Fue precisamente Pani quien le encargó organizar una exposición de pintura belga que se presentó en las galerías de la Academia de San Carlos. En varias ocasiones viajó a México hasta que a principios de la década de 1940 se instaló en el país.

"Charles estuvo en México muchos años, convivió con los artistas mexicanos de la época, pero resulta extraño que no hagan mención de él y, al apreciar su obra, vemos que estamos frente a un hombre con mucha destreza, un artista polifacético", relató sorprendida.

Los círculos que frecuentaba no supieron apreciar su obra por una especie de celo profesional, apuntó la directora, quien calificó de "espléndido" su trabajo en el retrato: "se le notaba su amor por el arte y permanentemente estaba trabajando".

Contó que fue a partir de la investigación de la curadora Yazmín Mondragón, tanto en México como en Europa, que se sabe de la existencia de obra de Michel, quien residió en Cuernavaca, capital del central estado de Morelos.

En sus cuadros Michel plasmó los paisajes de este país, su arquitectura, los rostros de la gente del pueblo, escenas costumbristas y la flora y fauna de la región.

Su obra "merecía haber sido reseñada y haber estado en los grandes salones, en el concierto de la pintura moderna mexicana, por eso es importante que el Museo de San Carlos haya este descubrimiento, un acto de justicia para este pintor", finalizó.

Cargando