¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La vereda Santa Lucía, de Ituango, no olvida el terror y violencia del pasado

Esta comunidad rural de Ituango, Antioquia, ha vivido la dura presencia de guerrilleros y paramilitares.

Aunque los habitantes de la vereda Santa Lucía, en Ituango, Antioquia, desean dejar atrás los recuerdos y el horror que han tenido que vivir en los últimos años por la presencia de todo tipo de grupos ilegales, guerrilla y paramilitares, aún no olvidan esos dramáticos momentos y hechos que han padecido.

La vereda Santa Lucía está ubicada en un gran cañón, en medio de verdes montañas, rodeada de una zona boscosa en el norte de Antioquia, a escasos 28 kilómetros del perímetro urbano de Ituango, otrora uno de los municipios más duramente golpeados y asediados por la Farc en esta subregión paisa.

Caracol Radio recorrió estas zonas que servirán de concentración de la guerrilla de las Farc para su desmovilización y desarme; viajó durante dos horas y media para llegar a esta zona rural de Ituango.

El recorrido del río Ituango nos va llevando por la vía que conduce a Santa Lucía, a través de una carretera en mal estado, que no se compara con la belleza de la naturaleza en las montañas tupidas de árboles de toda especie, con el canto armonioso y masivo de los pájaros que acompañan la travesía por el cañón, el mismo que lleva a esta zona escarpada de Ituango.

Transitar con cuidado en medio de una vía que apenas tiene el paso de maquinaria pesada, atravesar ríos y subir pendientes, todo ello hace que –además de la presencia guerrillera de las Farc– sea casi una odisea llegar a esa población rural.

Aunque los saludos de los campesinos se escuchan en cada casa apartada que transitamos, se advierte de inmediato que se trata de personas acostumbradas, por decisión o por obligación, a la prudencia, la discreción, casi al silencio, especialmente ahora que después de muchos años de dificultades por la alteración del orden público, los medios de comunicación acuden a ese territorio.

Qué milagro verlos por aquí”, fue una especie de saludo en el que no se alcanza a diferenciar entre la ironía y la alegría; entre la preocupación y respeto, algunos ciudadanos se sorprenden al ver cómo nos adentramos a esas montañas.

Unos 250 habitantes conforman esa zona veredal, de los cuales más de 100 son menores de edad, que habitan en 35 viviendas. La comunidad dispone de una escuela de primaria, cancha de microfútbol, pero también, como en otras poblaciones rurales, muchas necesidades.

Admiten que poco a poco se han ido recuperando y levantando de la crueldad que significan las acciones de grupos al margen de la ley, especialmente, en la época en que los paramilitares cometieron sus crímenes y excesos.

Los habitantes de Santa Lucía han padecido cinco desplazamientos. Algunos de los pobladores marcharon para siempre, hasta ahora no han retornado, se reubicaron en otras franjas de Antioquia, incluso en otros departamentos colombianos.

Los que volvieron o se quedaron en Santa Lucía, a pesar del fragor de la guerra, no olvidan. Esperan que al ser escogidos como zona de paz, como la llaman ellos, de verdad llega la paz, la tranquilidad, la reconciliación, acompañada de beneficios a la población y respuestas a esas múltiples necesidades.

Presencia guerrillera

La guerrilla de las Farc sin duda mantiene su presencia y actividad en esta zona rural de Ituango. No sólo se observa en la vereda Santa Lucía, sino en otras cercanas o alejadas entre sí y de la cabecera urbana municipal, como el Cedral, donde tienen instalada una bandera alusiva al grupo guerrillero, al lado de una bandera de Antioquia.

Durante las dos horas y media de camino, en esos tramos se encuentran y escuchan las motocicletas en las que, fusil al hombro, transita los miembros de las Farc. Aunque son amables no hacen ningún contacto con los viajeros o los forasteros que llega; sólo saludan. No van uniformados, ni con prendas camufladas similares a las de la fuerza pública; en su vestimenta priman la sudadera, las chaquetas para el frío y las botas pantaneras de caucho, típicas en ellos y conocidas en las imágenes en los medios.

En la vereda Santa Lucía no se encuentran pancartas ni letreros con contenido de propaganda política, pero es un hecho que los guerrilleros de las Farc están en ese territorio, todos saben quiénes son y ellos saben quién llega y quién parte. Tienen control.

Inclusive, para algunos, en una especie de reconocimiento, admiten que las Farc liberaron a esta población de la barbarie que cometieron los paramilitares no sólo con incursiones a las veredas sino con masacres como la del corregimiento El Aro, masacre muy conocida en el país.

Afirman inclusive que ante el abandono del Estado en estas zonas apartadas de Ituango, la población convive con las leyes impuestas por las Farc, en las que se restringe la circulación de la comunidad después de las 6 de la tarde hacia o desde el perímetro urbano de Ituango. Por años, los inconvenientes y discusiones, las querellas más simples han sido resueltas por los cabecillas guerrilleros y no por la inspección de policía del municipio, debido a las dificultades para llegar a esas zonas.

Ante la falta de oportunidades en esta zona de Antioquia, mientras se toman un tinto, algunos habitantes advierten que muchos de quienes ingresaron a las filas de las Farc lo hicieron por necesidad o porque no había otra opción. Con este argumento confían en que el posacuerdo les traiga las oportunidades a Ituango, a sus corregimientos, a sus veredas y a los pueblos vecinos, para que los jóvenes especialmente tengan otras opciones más allá de coger y portar un fusil.

Como no olvidan la guerra, la crueldad del conflicto entre guerrilleros y paramilitares, el asedio de la muerte, las exigencias y restricciones, los campesinos de Santa Lucía esperan un amanecer tranquilo en el posconflicto.

 

“Qué después de la foto para la paz no nos dejen solos”: Alcalde de Ituango

Al resaltar la importancia que tiene para los 24 mil habitantes del municipio de Ituango, el alcalde de esta localidad del norte de Antioquia, Hernán Darío Álvarez Uribe, espera que la terminación del conflicto sólo traiga beneficios para la población, por lo que le pide al Gobierno Nacional que el acompañamiento sea constante, duradero, sostenible.

“La bandera y consigna que nosotros tenemos es que esperamos que después de la foto para la paz no nos dejen solos, que haya mucho acompañamiento con proyectos productivos, acompañamiento institucional y que no pase como en otros procesos de paz, que dejan a los mandatarios solos”, manifestó a Caracol Radio el alcalde Álvarez Uribe en su despacho.

Rememoró las experiencias de pasadas desmovilizaciones o la creación de zonas de paso de grupos ilegales que no han sido positivas para los municipios y sus ciudadanos, como ocurrió con la desmovilización de los paramilitares. Insistió en que para esta ocasión y con esta desmovilización haya una diferencia radical.

“La alcaldesa de Remedios ya vivió la experiencia del Bloque Central Bolívar, y obviamente en los diálogos que hemos tenido afirma que se tomaron la foto y quedo ahí el problema. Debemos superar eso en estas negociaciones, que se trate de mitigar al máximo los problemas que se generen después de haber dejado las armas…”, indicó el alcalde de Ituango.

Confirmó que, desde ya, la administración municipal está preparando a la comunidad para recibir a los combatientes, porque tenía la certeza de que Ituango sería escogida por las Farc como una de las zonas de transición hacia el desarme y la desmovilización.

“No nos sorprendió porque ya se venía hablando de que Ituango iba hacer epicentro de los diálogos de paz. Más de una vez fuimos tema en la mesa de negociación, porque Ituango es un municipio estratégico, el paramillo, porque limitamos con el sur de Córdoba, la entrada al Urabá, el Bajo Cauca y el norte de Antioquia”, admitió el mandatario local.

Confirmó que la guerrilla de las Farc por tener presencia hace muchos años en este territorio y en otros cercanos, escogió la vereda Santa Lucía.

“Esta ha sido una zona histórica de dominio del actor armado que hoy está negociando, ha tenido presencia permanente. A las comunidades hoy les preocupa que no vaya a haber presencia institucional porque quien definía en las zonas rurales ciertos temas de justicia era el actor armado”, reveló la primera autoridad de Ituango.

Con el Gobierno Nacional, la administración de Ituango, busca fortalecer el Estado porque le preocupa que otros grupos armados vayan a ocupar el espacio que dejarán las Farc y se pase de una forma de violencia a otra.

 

Estela de sangre y dolor: 17 mil víctimas

Según los datos revelados por la Alcaldía de Ituango, varios grupos armados han pasado por esta región de Antioquia dejando a su paso una mancha de sangre y miles de víctimas.

Los grupos paramilitares y las guerrillas del ELN y las Farc, han dejado más de 17 mil víctimas, tan sólo en esta localidad del norte de Antioquia.

“Tenemos 17 mil 500 víctimas reportados en el Sistema Nacional de Víctimas, porque la guerra desafortunadamente pasó por estas tierras. Casi todos los actores armados han estado en este municipio, dejando un sinnúmero de personas víctimas del conflicto”, detalló el alcalde Hernán Darío Álvarez Uribe.

Agregó: “lo más difícil han sido las tomas, los hostigamientos a la estación de Policía y las minas antipersona que han dejado hasta el momento en Ituango unas 254 personas lesionadas con estos artefactos”.

Sin embargo, admitió que a pesar de haber vivido y padecido esta guerra por muchos años, hoy piensan en que se trata de la oportunidad de tener paz, por eso le apuestan al proceso que avanza en la Habana, Cuba, y que se consolidará con el desarme y desmovilización de las Farc.

“Hoy es el llamado a la reconstrucción y recuperar el tejido social, tenemos que mirar hacia el futuro porque somos los sobrevivientes de este conflicto y como sobrevivientes debemos pensar en un mañana mejor para nuestros niños”, manifestó el alcalde de Ituango.

Reiteró, sin embargo, que el acompañamiento estatal a los 24 mil habitantes de esta localidad debe ser constantes pues las comunidades deben aceptar que no van a estar más las Farc en las veredas de Ituango, no tendrán esa presencia y temen porque esos territorios sean ocupados por otros grupos armados ilegales.

“Estamos contentos porque vamos a vivir en un ambiente de paz, pero la comunidad pide acceso a la justicia y mayor presencia institucional del Estado en esas zonas apartadas del municipio. No es fácil borrar lo que nos pasó, pero debemos apostarle a la paz”, remató el mandatario ituanguino.

 

La Fuerza Pública debe devolver los espacios públicos de Ituango

Debido al rigor de la violencia que por años se ha vivido en Ituango, la Fuerza Pública ha tomado varios espacios del municipio, de la comunidad, que han servido para ubicarse estratégicamente y controlar o impedir las incursiones y los ataques de grupos armados a la cabecera municipal.

Sin embargo, la Asociación de Campesinos de Ituango –Ascit-, solicitó al Gobierno Nacional que luego del cese bilateral del fuego y de confirmarse a Ituango como territorio donde se concentrarán las Farc, se devuelva a la comunidad esos espacios ocupados por la Policía y el Ejército Nacional, y que en algunos casos restringen la movilidad y la convivencia en la población.

Enumeró casos como el antiguo edificio del Politécnico Jaime Isaza Cadavid, las trincheras que restringen la movilidad en el municipio, entre otros lugares que deberán ser devueltos para que los jóvenes de Ituango tengan mejores oportunidades y un nuevo estilo de vida y desarrollo social.

“El Politécnico no es únicamente para los habitantes de Ituango, sino que sería un polo de desarrollo. Allí podrían estudiar los jóvenes de San Andrés de Cuerquia, los jóvenes de Toledo, entre otros, pero son espacios que fueron arrebatados a la educación”, lamentó Edilberto Gómez, directivo de la Asociación de Campesinos.

Agregó: “un joven que no tenga la oportunidad de viajar a Medellín aquí se queda. Usted sabe que la vida es de sueños y uno tiene referentes, aquí el único referente que ha tenido el joven ituanguino es el referente de la guerra. Algunos sueñan con ser médicos o veterinarios, aquí sólo han visto al soldado con el fusil, al paramilitar con fusil, a un guerrillero con fusil, entonces ellos se imaginan llegar allá”.

El vocero de la Asociación de Campesinos de Ituango –Ascit- reiteró que existen otros espacios que en medio del conflicto armado que se vivió por años en Ituango, fueron ocupados por la Fuerza Pública.

“El Alto de los Giles, a donde uno se iba a hacer recreación como elevar cometa, hacer el sancocho y hacer el fiambre, ya no (se puede ir). Lo que es hoy el aeropuerto: la gente se iba para allá a montar bicicleta, aprender a montar en moto, hoy lo tiene la Fuerza Pública. Otro espacio que tienen acá son las bodegas del Comité de Ganaderos”, describió el directivo de la Asociación de Campesinos de Ituango –Ascit-.

Aclaró que no están solicitando que la Fuerza Pública se retire de la población, sino que sean devueltos algunos espacios ocupados, que hoy se requieren para el desarrollo de proyectos o programas y actividades propias del posacuerdo.

“Aquí no estamos pidiendo que ellos se vayan; estamos pidiendo reubicación que es diferente a que salgan del municipio. Lo que buscamos es que los reubiquen en un espacio adecuado, con todas sus condiciones de seguridad, pero hoy, viendo el contexto de hoy, vemos que pueden devolver algunos espacios”, afirmó Edilberto Gómez.

 

El 15 de julio, respaldo a la paz

La Asociación de Campesinos de Ituango confirmó su respaldo el proceso en la Habana – Cuba, los avances mostrados por el Gobierno Nacional y las Farc, debido a que ello traerá oportunidades para la comunidad.

“Como Asociación de Campesinos nos sentimos muy contentos porque van a llegar las oportunidades al pueblo campesino y urbano, que han sufrido las acciones de la violencia de los grupos armados. Entonces creemos que es un paso muy bueno para que haya inversión y desarrollo agrario”, afirmó Danilo López, fiscal de la Asociación de Campesinos de Ituango.

Advierte que el 15 de julio habrá una gran movilización en apoyo al proceso de paz.

“Nosotros en las comunidades estamos trabajando el tema pedagógico, como elaboramos proyectos de mejoramiento en esta zona, la zona especial para la paz, así la llamamos. Nosotros nos estamos preparando para una gran movilización de respaldo a la paz”, explicó Danilo López.

Agregó: “Se va a hacer una movilización en Medellín y aquí vamos a tener cinco sectores para reclamar y apoyar la paz”.

Advirtió que esperan que desde los territorios, en este caso desde la comunidad de Santa Lucía, se trabaje los proyectos que en realidad beneficien a la población.

“Hablamos que en Ituango las necesidades son muchas, educación, salud, saneamiento básico, titulación de tierras porque muchas están sin títulos, producción del campo. Esperamos que las comunidades construyan los proyectos porque la gente sabe que necesita, por ejemplo en Santa Lucía necesitan acueducto, vivienda, mejoramiento de la vía, entre otros. Eso se debe construir con ellos y no que nos digan eso es lo que tenemos para ustedes”, afirmó el directivo de la Asociación de Campesinos.

Aunque habrá garantes internacionales en estas zonas, la organización asegura que acompañarán y verificarán que las promesas que se hagan a la población sean cumplidas.

 

Santa Lucía, en Remedios, Antioquia, una vereda colmada de necesidades

(Algunos ciudadanos de esa zona inclusive han muerto esperando una ambulancia o por no poder circular en la noche.)

Aunque tiene muchas dudas la comunidad de la vereda Santa Lucía de Ituango, Antioquia, también le apuestan a la transformación que pueda tener su comunidad al ser escogidos como uno de los sitios de concentración para la entrega de armas de la guerrilla de las Farc.

Aseguran que nunca han tenido presencia del Estado, que han sido olvidados por años, y por ende, lo que han construido lo han hecho con el propio esfuerzo de los 250 ciudadanos que viven en esa zona rural.

“Ojalá que esto nos sirva para mejorar, porque como ustedes ven necesitamos carretera, necesitamos un centro de salud que no lo hay, necesitamos educación que esta pésima. Tenemos una capillita que la estamos arreglando ahí, porque tenemos un cura echado para adelante. Necesitamos viviendas, entonces necesitamos es que esto mejore”, afirmó Gabriel Villa Correa, líder de la Vereda.

Agrega que ante tanto sufrimiento que han vivido por años, es momento que los tengan en cuenta para que la calidad de vida mejore.

 

“Que no sea un acuerdo entre el Gobierno y la guerrilla, y que ellos no sean los beneficiados, que el pueblo sea el beneficiado, porque nosotros somos los que hemos vivido la guerra, hemos sufrido desplazamientos, llevamos del 2000 para acá 5 desplazamientos, ninguna fuerza del Estado ha aparecido aquí, lo que se ve lo hemos hecho la comunidad”, explicó el señor Villa Correa en diálogo con Caracol Radio.

Asegura que este es un hecho que les devuelve la esperanza, pesé a que no han recibido ninguna información.

“Nosotros recibimos esto como algo, que es respuesta al daño que nos ha causado cualquier fuerza, porque aquí han venido paramilitares y guerrillas. Nosotros recibimos esto como un agradecimiento al daño ocasionado, que no es todavía real, nosotros lo hemos manejado por los medios de comunicación, pero a nosotros ningún líder de estos que están en la Habana, de una fuerza o de otra, o de Estado nos ha comunicado esta es la zona de integración por la paz”, agregó.

Advierte el líder comunal que son muchos los momentos difíciles que han tenido que vivir, como desplazamientos y quemas de sus viviendas.

“Momentos difíciles saber que uno tiene las cosas aquí y tener que salir de la noche a la mañana, desplazado para el pueblo y cuando regresa uno no encuentra lo que dejó, porque los animales están muertos o se los han llevado, todo eso es lo que hemos sufrido y no nos han recompensado”, relató el señor Villa Correa.

Además reveló que: “Por ejemplo en la vereda quedó la escuela, la capilla y una casa, esto quedo arrasado por los paramilitares. Lo más duro son los desplazamientos porque usted irse y dejar la familia, en el año 2000 tuvimos un caso que encerraron a toda la población aquí en la escuela, y en seguido uno ver que encendieron las casas, eso es duro. Eso es duro como los cuatro desplazamientos, ahora nos sentimos contentos con este proceso, no se ha dado la paz”.

Una vereda incomunicada de Antioquia

Pese algunos esfuerzos de los gobiernos de Ituango para tratar de comunicar a las poblaciones que se encuentran a más de 3, 5 y 8 horas del casco urbano, ha sido una tarea difícil por la topografía y la no instalación de antenas por parte de los operadores celulares, debido a la presencia de grupos armados en la zona, como las Farc.

Habitantes, como Johana Correa López, asegura que además del pésimo estado de la carretera que conduce a la Vereda Santa Lucía, también la falta de comunicación es tan grave, que varios ciudadanos de esta zona rural han muerto esperando una ambulancia.

“Porque no se puede avisar, no sale la señal, o incluso ya personas han muerto esperando una ambulancia, porque además la vía es muy mala y si salen en la tarde no hay forma de que la ambulancia llegue, debido a que no se puede caminar de noche (hay restricción de circular después de la 6 de la tarde por parte de las Farc en zona rural)”, afirmó otra líder de la Vereda.

Asegura que prácticamente están incomunicados, aunque tienen un Kiosko Digital.

“Tenemos que subir a coger señal a los filos, subir dos horas de camino para coger señal. Ahora último tenemos el kiosko Vive Digital, pero en muchas ocasiones no sirven o se acaban los pines y quedamos en las mismas”, advirtió.

Agrega que ante el anunció que se ha hecho en la Habana, se les pueda instalar antenas en la zona y mejorar las comunicaciones.

“Antes, la excusa era que no podían entrar a las montañas a poner antenas, esperamos que ahora si lo puedan hacer, porque realmente necesitamos tener la posibilidad de la comunicación”, puntualizó Johana Correa López.

 

Johana sin embargo, agrega que la comunidad está expectante: “hay mucha expectativa en la comunidad, también hay nervios porque no sabemos de qué se trata todo esto, pero esperamos que es para lograr la paz, porque durante muchos años hemos estado en la mitad del conflicto, por lo que esperamos que nos tengan en cuenta para resolver las necesidades que tenemos”.

 

ITUANGO

El municipio de Ituango tiene como Alcalde a Hernán Darío Álvarez Uribe, quien ganó las elecciones de 2015, a nombre del Partido Liberal Colombiano, con 4.277 votos, es decir el 66,96%. Le siguió en voto el candidato Javier De Jesús Parias Posso, del Partido Conservador Colombiano, con 1.999 votos (31,29%)

El Concejo

El concejo de Ituango tiene mayoría del Partido Liberal Colombiano, con 5 curules, seguido del Partido Conservador, con 3 curules, el Partido De La U. y Partido Cambio Radical , ambos con dos curules, y el Partido Alianza Verde, con un asiento en la corporación.

Descripción

Ituango es un municipio situado en la subregión norte del departamento de Antioquia. Su cabecera está a 195 kilómetros de la capital de Antioquia, Medellín.

 

Según la descripción que ofrece la Alcaldía Municipal en su información pública: el área urbana se encuentra en un filo ancho y “redondeado” que contrasta fuertemente con el entorno. La zona urbana se caracteriza por presentar un trazado en damero (ortogonal) y un parque principal, alrededor del cual giran las actividades económicas, los equipamientos y gran parte de los servicios que genera el municipio.

Tiene 83 manzanas, muchas de las cuales están sin conformar, al igual que algunas de las vías (calles y carreras), que suman 128 aproximadamente.-

Ituango tiene tres corregimientos y 101 veredas distribuidas así:

Corregimiento La Granja, con 38 veredas,

Corregimiento Santa Rita, con 25 veredas,

Corregimiento El Aro, con 10 veredas

La cabecera municipal tiene 28 veredas.

En esta división está inserto el P. N. N. Paramillo, que abarca más de la mitad del municipio (1.818,66 km2, 54% del territorio).

La vereda Santa Lucía, donde se concentrarán guerrilleros desmovilizados de la Farc pertenece al corregimiento La Granja.

Habitantes en el municipio

No. Habitantes Cabecera: 5299

No. Habitantes Zona Rural: 20894

Total: 26193

Distribución por sexo:

No. Hombres: 13747

No. Mujeres: 12446

Salud

Datos dados en número de habitantes.

Población afiliada al régimen contributivo: 2193 (atendidos por EPS)

Población afiliada al régimen subsidiado: 20937 (atendidos por ARS)

Población Vinculada sin régimen atribuido: 3065 (Afiliados al SISBEN que no cuentan con ARS)

Población sin vinculación: SD (No cuenta con atención por SISBEN, ARS o EPS)

Niños con esquema básico de vacunación: 300

En población menor de 5 años (número de niños):

Desnutrición global: 10

Con desnutrición crónica: 10

Mortalidad por EDA (Enfermedad Diarreica Aguda): 0

Mortalidad por IRA (Infección Respiratoria Aguda): 0

Servicios públicos

En relación con los servicios públicos, la zona urbana tiene cobertura total en acueducto, alcantarillado y energía eléctrica, 80% en telefonía, y carece de gas natural domiciliario.-

En las zonas rurales tiene 409% de cobertura en acueducto y alcantarillado, 4% en telefonía, 47% en energía eléctrica, y tampoco dispone de gas natural.

Economía

Su economía se basa en agricultura como: el café, el maíz, la caña de azúcar y el frijol, la ganadería, vacuna de seba y leche, ovinos y porcinos, minería oro y platino, industria maderera.

La Hidroeléctrica Ituango ha generado una imagen positiva para el municipio, permitiendo el desarrollo para la región; este megaproyecto ha dinamizado la economía de la localidad, con la generación de empleo y ha mejorado la transitividad con la pavimentación de la vía entre el sector El Bombillo y El Líbano. La inversión del plan Integral Hidroeléctrica Ituango, que vincula a gobernación de Antioquia, EPM, la sociedad Hidroeléctrica Ituango y la alcaldía de Medellín, ha mejorado la calidad de vida en algunas comunidades urbanas y rurales.

Al país, la apertura económica le significa la posibilidad de entrada, casi sin restricciones de todo tipo de productos, en tanto que las condiciones de producción tradicional son ineficientes, poco competitivas y de muy baja sostenibilidad; hacen mínima la salida de la producción nacional, en estas condiciones, el desarrollo de la producción local y del sector agropecuario en general, se inhibe por el mismo atraso tecnológico del sector agrícola y pecuario, generando un ciclo acumulativo y de retroceso.

Vías de comunicación

Terrestres:

Para viajar a Ituango se toma la carretera troncal del norte hasta los Llanos de Cuivá, donde se desvía hacia la izquierda por una carretera pavimentada que pasa por territorios de San José para iniciar un tramo de carretera destapada que pasa por territorios de los municipios de San Andrés de Cuerquia y de Toledo hasta el paso del río Cauca en el sitio de pescadero, donde comienza la jurisdicción de Ituango.

 

Cargando