Escuche ahora

La Historia del Mundo

Diana Uribe


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

PARAGUAY JÓVENES

Embarazo en niñas de 10 a 14 años aumentó un 62% en última década en Paraguay

El embarazo en niñas de entre 10 y 14 años aumentó un 62 % durante los últimos diez años en Paraguay, un país en el que el promedio de dos niñas de esa franja de edad dan a luz cada día, según datos del informe sobre juventud presentado hoy por el Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA).

El estudio advierte que el embarazo en este grupo de edad es por lo general producto de "situaciones de violencia y exclusión" y de la "dinámica de una sociedad profundamente patriarcal".

Agrega que el embarazo en niñas menores de 15 años, debido a su escaso desarrollo físico, conlleva graves riesgos para su salud, como abortos espontáneos, partos prematuros, hijos con bajo peso al nacer, mayor necesidad de cesárea o muerte durante el parto.

Por otra parte, el informe de UNFPA señala que el 18 % del total de nacimientos que se registraron en 2013 corresponde a madres adolescentes, de entre 15 y 19 años de edad y, entre ellas, para dos de cada diez adolescentes no se trataba de su primer embarazo.

En este grupo de edad, y hasta los 29 años, las complicaciones en el embarazo, parto e inmediato posparto (puerperio) son la segunda causa de muerte en las mujeres paraguayas, por detrás de causas externas como accidentes y homicidios.

Entre 6,9 % y 17 % de las muertes maternas en Paraguay fue de adolescentes, en su mayoría causadas por hemorragias, aborto, septicemia y toxemia (infecciones causadas por toxinas en sangre).

El aborto es la primera causa de muerte materna en Paraguay y en 2010 afectó a más de un tercio de las mujeres que fallecieron por muerte materna.

Cerca de un 16 % de mujeres paraguayas reportó haber tenido un aborto, el 15 % de ellas de manera espontánea, mientras que en el 0,8 % de los casos fue provocado.

El informe de UNFPA revela que se registra un mayor número de abortos entre las adolescentes, las mujeres urbanas y las que tienen un nivel socioeconómico alto.

Añade que la penalización del aborto en Paraguay, donde interrumpir el embarazo está prohibido y solo se permite en caso de que la embarazada esté enferma de gravedad y deba someterse a un tratamiento médico que pueda interrumpir su embarazo, empuja a la práctica clandestina y son las mujeres pobres y rurales quienes abortan en las peores condiciones.

El informe atribuye además las complicaciones que pueden derivar en muerte materna a la falta de acceso a información y atención médica prenatal, de la que hace uso solo una de cada 8 adolescentes, así como la ausencia de cuidados en el parto y puerperio.

Esta falta de información y acceso a servicios de salud sexual es también una de las causas del embarazo temprano, junto a las condiciones materiales de los hogares, la falta de oportunidades, la violencia o la falta de educación integral de la sexualidad.

El informe también alerta de las consecuencias del embarazo temprano en la educación de las adolescentes, la mayor parte de las cuales interrumpe sus estudios al quedar embarazada y no los retoma después.

UNFPA advierte de que la interrupción de los estudios limita las oportunidades laborales y la posibilidad de obtener mejores ingresos, pero además el embarazo precoz hace a las niñas y adolescentes más vulnerables a la pobreza o situaciones de violencia intrafamiliar.

Organizaciones en defensa de los derechos de las mujeres expresan su alarma por la elevada cifra de embarazos en niñas de 10 a 14 años en Paraguay, especialmente a raíz del caso Mainumby, conocido el pasado año, en el que una niña de 10 años embarazada a consecuencia de una violación, presuntamente perpetrada por su padrastro, se vio obligada a continuar con su embarazo y dar a luz.