¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

BOLSA WALL STREET (Comentario)

Wall Street sobrevive al primer semestre

Wall Street ha conseguido terminar el semestre más reforzado que como empezó pese a elementos desestabilizadores como los precios del petróleo, el fantasma de una subida de tipos de interés y, en las últimas jornadas, esa inesperada tormenta en los mercados llamada "Brexit".

Nueva York, 30 jun (EFE).- Wall Street ha conseguido terminar el semestre más reforzado que como empezó pese a elementos desestabilizadores como los precios del petróleo, el fantasma de una subida de tipos de interés y, en las últimas jornadas, esa inesperada tormenta en los mercados llamada "Brexit".

El Dow Jones ha acumulado un 2,9 % en los seis primeros meses, mientras que el S&P 500 avanza un 2,69 % desde enero y el índice Nasdaq, donde cotizan algunas de las mayores firmas tecnológicas del mundo, ha caído un 3,29 %.

El parqué neoyorquino comenzó este 2016 con semanas en rojo, todavía con el duelo por la primera subida de tipos por parte de la Reserva Federal tras casi una década.

La nube negra de una segunda subida sigue aún ahora planeando, si bien el "Brexit" parece haberla arrastrado lejos.

La preocupación por los efectos del nuevo encaje de Reino Unido fuera de la Unión Europea, aunque no provocará una nueva crisis global, recuerda a los mercados que la vulnerabilidad espera a la vuelta de la esquina.

La recuperación de la economía estadounidense no termina de lucir como algunos esperaban y las bolsas tienden a perder el equilibrio cada sesión que sube el dólar y baja el precio del petróleo.

Las reservas de crudo en EE.UU. siguen en máximos históricos y la sobre oferta mundial del "oro negro" hace caer los precios del petróleo de Texas (WTI), fuel de la economía estadounidense que tan poco aprendió de la crisis de finales de los setenta.

A partir de mañana arrancarán seis meses en los que los elementos desestabilizadores del pasado seguirán muy presentes y a los que habrá que sumar las elecciones presidenciales de EE.UU. en noviembre.

A ello quizá haya que añadir una guerra de divisas y una guerrilla de estímulos y contra estímulos de los bancos centrales mundiales.

Con el euro y la libra esterlina acusando la nueva situación política incierta, al dólar le toca asumir una solidez que le resulta incómoda para las exportaciones, como a la moneda japonesa, inmersa en su guerra particular.

Cargando