¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

P.RICO CRISIS

Líderes boricuas en EE.UU. piden a senadores oponerse al proyecto "Promesa"

Una amplia coalición de líderes puertorriqueños en EE.UU. pidió hoy a los senadores federales que no aprueben el proyecto de ley conocido como "Promesa", que busca instaurar una junta de control fiscal sobre el Gobierno de la isla y permitirle que reestructure su deuda de forma ordenada.

Esta coalición de destacadas personalidades puertorriqueñas con diversas ideologías recordó este jueves a los legisladores en un escrito público que "la mayoría de los puertorriqueños están en contra de la junta federal de control fiscal", por ser "antidemocrática".

"'Promesa' revoca el derecho fundamental básico del pueblo de Puerto Rico a un autogobierno democrático mediante la imposición de una junta de supervisión designada por el Gobierno federal y compuesta por burócratas no electos de Washington que gobernarán la isla sin ningún tipo de responsabilidad ni el consentimiento de los gobernados", aseguran en su escrito.

La coalición critica "los esfuerzos de los líderes del Senado para aprobar el proyecto de ley -que ya cuenta con el aval de la Cámara federal de Representantes- en una votación cerrada sin tener un debate a fondo y la posibilidad de introducir modificaciones".

Integran esta agrupación organizaciones de la diáspora como la Latino Partnership for Conservative Principles, la Coalición Nacional Puertorriqueña (NPRC) y el Caucus Nacional Hispano de Legisladores Estatales.

"Para la mayoría de los puertorriqueños 'Promesa' supone un revés para el desarrollo democrático de la isla", aseguran los firmantes en su carta, en la que añaden que, "por desgracia, la Casa Blanca y los líderes del Congreso no están en sintonía con la realidad política de la isla".

Además, critican que el proyecto de ley "no promueve ni incentiva desarrollo económico alguno", con lo que no ayudará a evitar "una crisis humanitaria", y tampoco "aborda adecuadamente la crisis fiscal que la isla está atravesando, sino que incluso podría empeorarla".

"Ya es bastante malo que el Congreso pisotee los derechos básicos de sus ciudadanos; que eluda el proceso democrático a petición de la Casa Blanca y los líderes del Congreso, privando así a los legisladores de la posibilidad de modificar el proyecto de ley en forma alguna que pueda mejorarlo", asegura el escrito.

Esta medida es "profundamente antiestadounidense" a juicio de la colación, integrada también por el músico Willie Colón; el locutor Fernando Negrón; Alejandro Manzanares, de StandUp for Puerto Rico; y Lidya Valencia, congresista por Nueva Jersey.

También firman el escrito representantes de organizaciones como Boricua Ahora Es, Una Sola Voz National Coalition, la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos o la Puerto Rican Action Initiative, entre otras.

El Gobierno de Puerto Rico, sin embargo, está llevando a cabo una intensa campaña en favor de que se apruebe este proyecto de ley y que se haga antes del 1 de julio, cuando vencen más de mil millones en obligaciones generales y bonos garantizados del Estado Libre Asociado.

La Administración de Alejandro García Padilla asegura que no cuenta con los recursos para cumplir con ese pago sin afectar a la prestación de servicios esenciales como el pago de nóminas de policías, médicos, enfermeras o maestros.

En su opinión, aunque el proyecto de ley no es el ideal, es la única herramienta a su alcance para poder reestructurar ordenadamente la de deuda de una economía en recesión desde hace ya una década.

Puerto Rico está excluido desde 1984 del amparo de la Ley federal de Quiebras y el Tribunal Supremo de EE.UU. ha anulado por inconstitucional una ley similar que el Gobierno local elaboró para facilitar una vía que permitiera a sus empresas públicas y municipios declararse en bancarrota bajo una supervisión judicial.

Cargando