¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Termine el día bien informado con las 5 de CaracolLas noticias más importantes del día en Caracol Radio

Caos en los juzgados de Familia de Bogotá por cambios en el sistema

Judicatura inició el trámite para que los procesos hagan tránsito a la oralidad, lo que ha generado congestión en los despachos y confusión en los ciudadanos.

Los trámites por escrito ante los jueces de Familia desaparecerán en los próximos meses con la puesta en marcha del sistema oral, aunque por ahora la prueba piloto en Bogotá está generando caos entre jueces, funcionarios, abogados y usuarios, quienes no creen en la promesa de que los tiempos de juzgamiento, que hoy pueden superar los 5 años, se reduzcan a la mitad o menos.

La jueza 15 de Familia de Bogotá, Laura Castro, señaló que para hacer la transición es clave que haya un fortalecimiento de las plataformas tecnológicas y la infraestructura.

“Hay casos en los que tenemos que trasladarnos a los juzgados laborales porque acá no hay espacio, sin contar lo que cuesta eso porque no tenemos seguridad. Muchas veces las audiencias se atrasan porque tampoco sirven los micrófonos o el sistema de grabación no funciona”.

En Bogotá hay 32 juzgados de Familia y fueron creados otros 7 de descongestión, que curiosamente hoy tienen una carga laboral que supera los 1.000 expedientes, una cifra que duplica la promedio razonable de expedientes, estimado por los jueces en unos 450 o 500 procesos.

“Curiosamente los siete juzgados de descongestión que faltan por adaptarse al sistema oral tienen a su cargo más de 1.200 procesos. Y aún los primeros 23 jueces que iniciamos la transición no llegamos al número razonable de casos. En mi despacho tengo más o menos 533 procesos”, insistió la juez Castro.

Adicionalmente, el nuevo sistema de notificaciones que fue implementado hace pocos días para crear los expedientes electrónicos, la notificación electrónica y la consulta de procesos en internet todavía no lo manejan muchos de los funcionarios de los despachos y de las secretarías.

"No todos los funcionarios judiciales han recibido capacitación” aseguran en el edificio Nemqueteba, donde funcionan los juzgados de Familia, en pleno corazón de Bogotá. “Los usuarios no podrán consultar los procesos anteriores hasta que cada funcionario los monte al sistema de manera manual”, precisa la juez Castro.

A los cambios en los trámites se suma la reducción de personal con la implementación de los Centros de Servicios Judiciales.

“Actualmente cada despacho cuenta con siete empleados y en octubre serán solo dos”, dice la Juez 15 de familia sigue siendo optimista de que "cuando estemos en la oralidad de pronto logremos que cada uno nos movamos con al menos 500 procesos, sería una carga relativamente normal".

Cargando