¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Poder & Política
BLOG PODER Y POLÍTICA

Hoy es un gran día para La Guajira, pero...

La situación política del departamento se ha agudizado por la inestabilidad institucional de las últimas décadas.

Foto de Oneida Pinto suministrada por la Federación Nacional de Departamentos. /

Oneida Pinto, la cuestionada ex gobernadora de La Guajira, ha sido destituida de su cargo por la sección quinta del Consejo de Estado. El alto tribunal determinó que se presentó una violación al régimen de inhabilidades e incompatibilidades y, por ende, su elección ha sido anulada. 

La situación política que hoy se da en La Guajira es la crónica de una crisis anunciada, reflejada en la grave situación humanitaria que atraviesa el departamento y agudizada por la inestabilidad institucional y política de las últimas décadas.

Dos han sido los bandos que compiten tradicionalmente por el control departamental: 

Por un lado, “Nueva Fuerza Guajira”, liderada por el exgobernador Jorge Pérez Bernier, ha logrado tener la gobernación del departamento en cuatro periodos desde la década de los noventa; Pérez fue mandatario en el 95 y repitió en 2007, Álvaro Cuello entre 1997 y 2000, y Hernando Deluque entre el 2000 y 2003 (el padre del actual Representante Alfredo Deluque). El crecimiento del movimiento coincidió con la etapa de mayor expansión y dominio paramilitar en la zona. Vale la pena destacar que los tres exgobernadores han enfrentado investigaciones, tanto Cuello como Deluque fueron inhabilitados por la celebración indebida de contratos. Sumado a lo anterior, el grupo cuenta con el actual presidente de la Cámara de Representantes, Alfredo Deluque. El congresista Deluque ha sido señalado de ser el poder detrás de varias fundaciones que contratan con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf).

Por otro lado, en el bando competidor, se encuentra la casa de los Ballesteros, en la que además del anterior gobernador José María “Chemita” o Ballesteros, hace parte el también exgobernador Kiko Gómez, hoy preso por relaciones con la estructura criminal de Marquitos Figueroa e investigado por varios homicidios. De este clan hace parte la recién inhabilitada Oneida Pinto. Estos políticos han sido los responsables de la grave crisis humanitaria que enfrenta el departamento actualmente.

Con Pinto, son seis los gobernadores destituidos en el departamento, los últimos dos avalados y respaldados por Cambio Radical. El aval para la gobernación de Oneida lo entregó el senador Arturo Char, a nombre de Alex Char, quien fue delegado por Comité Central de Cambio Radical para proponer candidatos de Costa Caribe y, a su vez, se le cuestiona su responsabilidad por tan malas decisiones. En medio de la campaña electoral de 2015, la Fundación Paz y Reconciliación advirtió sobre la oscura red que acompañó a Oneida Pinto para la gobernación, por ser la heredera del encarcelado exgobernador de La Guajira, Francisco Kiko Gómez, que salió electo por el partido Cambio Radical en 2011.

Además de los mencionados apoyos, Oneida Pinto cuenta con el respaldo del confeso narcotraficante Gervasio Valdeblánquez, quien fue miembro del cartel de Medellín, el mismo cartel que asesinó a Luis Carlos Galán y Rodrigo Lara. Valdeblánquez fue jefe de la sección Guajira, y era trabajador directo de Gonzalo Rodríguez Gacha. Las siguientes fotos muestran a Oneida Pinto y a Gervasio:

A pesar de los graves indicios contra Pinto, Cambio Radical, en cabeza de Rodrigo Lara defendió y promovió por todos los medios su candidatura. Se debe resaltar que en la campaña electoral no solo se hicieron advertencias sobre las relaciones entre Pinto e ilegales.

La Fundación Paz y Reconciliación también advirtió sobre la inhabilidad que tenía Pinto. El 23 de septiembre de 2015 el Consejo Nacional Electoral ratificó la candidatura de Pinto, hecho que fue celebrado por Antenor Durán Carrillo, representante a la Cámara de La Guajira. Este hecho se dio dada la relación de Durán Carrillo con su sobrina Yolima Carrillo, magistrada del CNE, quien fue postulada por el partido Cambio Radical para ser reelegida como magistrada para el periodo 2014-2018, y quien en la audiencia fue la que sostuvo la postulación a la gobernación de La Guajira.

Así pues, se conformó una estrecha relación entre Pinto y Yolima Carrilo, en la medida que el esposo de Carrillo, Eugenio Benjumea, llegó como cuota política a la gobernación de La Guajira como Secretario Privado de la gobernación. Sin embargo, esta no es la única cuota del representante Durán Carrillo en la gobernación. Pinto nombró a su sobrino José Alberto Duran en la Secretaria de Hacienda.

En tanto que el respaldo de los Char a Oneida se hizo con un equipo de apoyo y asesoría a la gobernación. De tal manera que pusieron a cuatro figuras de su confianza para asegurar que la gobernación funcionara ante el sin número de escándalos que golpea a Pinto y al departamento en general. En caso de que Oneida fuera destituida de su cargo, ellos mantenían el orden y pavimentaban el aterrizaje de un nuevo gobernador ficha de la casa.

Los cuatro asesores son:

Pablo Valbuena Anaya, quien se desempeña como asesor coordinador de la gobernación. Su misión es básicamente actuar de Secretario de Gobierno de facto, quien se asegura de que la gobernación este andando, aun cuando no podía ejecutar virtualmente ningún proyecto. También se encuentra María Angélica Mercado Pérez, quien se desempeña como asesora jurídica. Adolfo Velásquez Flores, el asesor encargado de la contratación en Obras Publicas. Y, por último, está Iván Arcila, asesor en comunicaciones.

Es así como gran parte del control de la gobernación era supervisado por estas personas de confianza de la familia Char, quienes le apostaron a tomar las riendas del departamento, con o sin Oneida Pinto.

En ese orden de ideas, los Char vienen conquistando La Guajira de la mano de Cambio Radical. En varios sectores de opinión del departamento se afirma que los Char ya tiene un candidato para remplazar a Oneida en la gobernación.

Esta estrategia viene de la mano del hecho que la Secretaria de Educación, Gledy Foliaco Rebolledo, es cuota de los Char en La Guajira y por medio de su influencia en las altas esferas del gobierno nacional proponen dar un golpe al otro gran botín del departamento después del carbón: la alimentación escolar. En entrevistas hechas por la Fundación Paz y Reconciliación con expertos que le vienen haciendo seguimiento a la crisis alimentaria y de desnutrición infantil se pudo establecer esta situación.

En La Guajira se va Oneida y los Char se quedan. Desde la Fundación Paz y Reconciliación esperamos que las investigaciones por las relaciones de Oneida con estructuras ilegales se mantengan. Hasta el momento Pinto sale del juego político por inhabilidad de doce meses, pero falta mucho por develar y porque finalmente se conozca a los responsables de la grave crisis que vive hoy el departamento.

Cargando