¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

PANAMÁ PEDERASTIA

Iglesia panameña ha investigado 8 denuncias de abusos a menores desde 2006

La Iglesia Católica de Panamá afirmó hoy que en los últimos diez años ha investigado ocho supuestos casos de abusos sexuales a menores por parte de clérigos.

"La Iglesia ha recibido (desde 2006) denuncias de unos ocho casos, que ya han sido tramitadas y han concluido", dijo este martes en rueda de prensa el sacerdote panameño Juan Solís, sin detallar sobre las investigaciones.

La mayoría de los sucesos, agregó el clérigo, no han trascendido a la justicia ordinaria ni cuentan con sentencias judiciales porque las víctimas no han acudido a los tribunales.

"Si se trata de una persona adulta que fue abusada en su infancia y no quiere hacer la denuncia civil porque a lo mejor no quiere someterse al escrutinio público, no se puede hacer nada", lamentó el cardenal panameño, José Luis Lacunza.

Los religiosos hicieron estas declaraciones durante la presentación del manual "Protegiendo nuestro tesoro", una guía para que los obispos panameños sepan cómo actuar frente a los "dolorosos casos" de abusos sexuales a menores dentro de la Iglesia.

Según dicho manual, que cuenta con el visto bueno de la Santa Sede y ha tardado casi dos años en ser elaborado, el obispo debe interrogar a la víctima y al acusado por separado y elevar las investigaciones a las autoridades eclesiásticas del país.

"Cuando se descubre la comisión del delito, el sacerdote recibe la sanción mas fuerte que tiene la Iglesia, que es la pérdida del estado clerical", explicó Solís.

Según el sacerdote, los abusos a menores "son un problema de la sociedad en general" y representan un porcentaje "mínimo" dentro de la Iglesia Católica.

"No es el celibato el que produce los abusos sexuales a menores, por su puesto que no. Dentro de la Iglesia los abusos sexuales son mínimos. La mayoría de los casos vienen del entorno familiar y son normalmente personas casadas y con hijos", concluyó el religioso.

Cargando