¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

TOROS ESPAÑA

Leonardo Hernández: "Ha sido un San Isidro redondo, no puedo pedir más"

El rejoneador Leonardo Hernández abrió hoy la Puerta Grande de Las Ventas por segunda vez en esta feria, algo que ya forma parte de la historia del ciclo de San Isidro y por lo se sentía tremendamente feliz: "Ha sido un San Isidro redondo, soñado, no puedo pedir más", confesaba a Efe al término de la tarde.

Madrid, 4 jun (EFE).- El rejoneador Leonardo Hernández abrió hoy la Puerta Grande de Las Ventas por segunda vez en esta feria, algo que ya forma parte de la historia del ciclo de San Isidro y por lo se sentía tremendamente feliz: "Ha sido un San Isidro redondo, soñado, no puedo pedir más", confesaba a Efe al término de la tarde. "He disfrutado y me he sentido mucho toda la tarde, y eso que mis dos toros había que estar mucho con ellos para aprovecharlos. El primero se ha dejado pero es que mi toreo necesita de mucha transmisión en los toros para que me dejen enseñar todas las virtudes de mi cuadra. He venido a por todas para mostrar que lo del otro día no fue casualidad", manifestaba el joven jinete extremeño.

"Luego en el quinto sí he podido disfrutar más en una faena en la que ha habido momentos buenísimos con 'Sol'. La pena ha sido que lo he pinchado, sino en lugar de una oreja pienso que hubiera logrado las dos. Pero bueno, más a allá de todo esto lo importante es que vuelvo a sumar y vuelvo a triunfar en Madrid, de donde que salgo muy reforzado. Estoy muy feliz", finalizada Leonardo.

La amazona francesa Lea Vicens, que confirmaba su doctorado en Las Ventas, cortó también una oreja del toro que cerró plaza, premio que le daba "mucha moral para seguir creciendo", ya que el toro, manso sin disimulo, le puso las cosas muy difíciles.

"El toreo no solo hacer las cosas bonitas y templadas, el toreo es también resolver, y creo que he resuelto muy bien la papeleta con este toro, que se ha negado en redondo a colaborar, de ahí que esta oreja me sepa a gloria, ya que la he logrado gracias a mi esfuerzo y al de mis caballos", confesaba.

Por eso Vicens se marchaba de la plaza visiblemente feliz, también porque "el simple hecho de haber estado aquí, en Madrid, y con dos figuras del toreo a caballo ya era un éxito para mí", reconocía.

"Me voy contenta por todo lo que ha ocurrido en el ruedo. Creo que la gente ha visto las dos versiones de Lea Vicens, la que trata de hacer el toreo bueno templado y la que se vacía cuando el animal no responde. Espero volver el año que viene", concluía.

El más veterano del cartel, Pablo Hermoso de Mendoza, tiró por la borda el esfuerzo realizado con sus dos toros por culpa del rejón final, lo que hizo que no pudiera "tocar pelo" en ninguno de sus contendientes.

"Los toros tienen huesos y a veces se pincha, pero bueno, me quedo con la sensación de haber estado a gusto sobre todo con el primero, que es el que ha tenido voluntad de embestir, ya que el otro ha marcado muy pronto su querencia a tablas y ha costado mucho rematar las cosas con él", reconocía el navarro.

No obstante, la sensación de la tarde para el navarro era "positiva", principalmente por el "cariño" que siempre le profesa la afición de Madrid.

"Esta plaza es maravillosa. Siempre que vengo la gente me recibe con el mismo cariño. Yo venía con ilusión de corresponderles, pero no he logrado rematar la tarde con ninguno de los dos toros. Una pena", decía finalmente.

Cargando