¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

LIBIA CONFLICTO

Mueren cinco soldados del gobierno libio en un ataque del EI con coche bomba

A menos cinco soldados de la fuerza afín al llamado gobierno de unidad que se prepara para asaltar la ciudad de Sirte murieron hoy en combates contra comandos de la rama libia de grupo yihadista Estado Islámico, informaron a Efe fuentes de Seguridad.

Según su relato, las víctimas perecieron al estallar un coche bomba colocado por los fanáticos en una zona conocida como "la puerta cincuenta", al oeste de Sirte, en medio de intensos ataques de artillería de las fuerzas del gobierno de unidad.

La ofensiva artillera, apoyada por aviones de combate, ha permitido a estas fuerzas recuperar parte del terreno perdido en la zona de Buerat y avanzar de nuevo hacia Sirte, bastión de los fanáticos en la cuenca del Mediterráneo, agregó.

El denominado gobierno de unidad libio anunció a finales de abril que prepara una ofensiva para liberar Sirte, bajo control yihadista desde junio de 2015, e instó a todas las fuerzas del país a aparcar sus diferencias y sumarse a la misma sin buscar beneficios políticos propios.

Sin embargo, la reciente decisión del antiguo gobierno rebelde en Trípoli de establecer su propio centro de mando militar ha añadido más confusión a la eventual ofensiva, de la que no se conocen detalles y que nadie sabe cuando podría comenzar.

Con el anuncio del gabinete liderado por Jalifa Ghwell son ahora tres los "centros de operaciones" que se preparan sin coordinación para el supuesto asalto de la ciudad, de la que varios miles de civiles han huido en los últimos días.

A parte de las tropas bajo el mando del antigua autoridad en Trípoli, considerada rebelde por la comunidad internacional, a las puertas de la ciudad operan los centros de mando dirigidos por el propio gobierno de unidad y por el general Jalifa Hafter, jefe del Ejército regular afín al Parlamento en Tobruk.

Expertos advierten que la falta de coordinación y los intereses divergentes de los grupos, especialmente de Hafter, amenazan con hacer fracasar la ofensiva y con abrir un nuevo episodio en la actual guerra civil libia.

La descoordinación también favorece a los yihadistas, que ya han comenzado a lanzar ataques en el frente oeste y a buscar aliados en el este, donde han prometido a las tribus una amnistía general si se suman a su causa.

La semana pasada, el brazo de propaganda de la rama libia del EI aseguró que su objetivo es celebrar en esa ciudad el mes de ayuno islámico o Ramadán, que comienza a principios de junio.

Cargando