¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

GUATEMALA JUSTICIA

Guatemala recuerda la condena a exdictador Ríos Montt con lecturas y ofrendas

Con lecturas, charlas, fotos y una ofrenda a las víctimas han reivindicado hoy en Guatemala la sentencia histórica que hace poco más de tres años condenó por genocidio al exdictador José Efraín Ríos Montt.

Durante toda la jornada, "La casa de la memoria", ubicada en la capital del país, abrió sus puertas para todo aquel que quisiese leer la resolución que reconoció el genocidio perpetrado por los cuerpos militares durante el mandato del exdictador (1982-1983).

Ríos Montt fue condenado a 80 años de prisión por el Tribunal A de Mayor Riesgo de Guatemala el 10 de mayo de 2013, aunque días después la Corte de Constitucionalidad (CC) decidió revocar la sentencia aduciendo errores procesales.

La decisión de la corte, mediatizada por la presión de las clases más conservadoras del país, permitió al exdictador librarse de la cárcel, pero reconoció que los hechos descritos por los más de 100 testigos eran legales, explicó a Acan-Efe el responsable del Centro de Acción Legal para los Derechos Humanos (Caldh), Juan Francisco Soto.

Por eso, aprovechando la reciente efeméride, varias organizaciones civiles han decidido organizar esta jornada de reivindicación de la memoria.

El exdictador está siendo sometido a otro juicio, el cual fue suspendido definitivamente esta semana, por el asesinato de 1.771 indígenas ixiles en el departamento noroccidental de Quiché durante su régimen de facto.

Durante la vista, que se celebró a puerta cerrada, las víctimas relataron los abusos y humillaciones sufridos entre 1982 y 1983 entre los que se incluyen asesinatos de niños y violaciones de mujeres.

La supensión del juicio fue producto de una solicitud del Caldh y de la Asociación Justicia y Reconciliación (AJR), que pidieron separar del proceso a otro acusado, el general retirado José Rodríguez.

Según el abogado de Caldh, Héctor Reyes, el juicio contra el ex jefe de Estado de facto se debe celebrar a puerta cerrada porque él no comparece al tribunal debido a que fue declarado incapaz para enfrentar a la justicia y era representado por sus abogados.

Por el contrario, el de Rodríguez, ex jefe de Inteligencia Militar, debe ser oral y público, de acuerdo con la petición.

Cargando