6AM Hoy por Hoy

Darío Arizmendi

04:00h - 12:00h

Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Corte protege a familias que reclaman baldíos en la hacienda Bellacruz

25 años después de que paramilitares los obligaran al huir, una tutela ordena a la Unidad de Restitución de Tierras recuperar los terrenos.

Colprensa/Archivo

Punto final le puso la Corte Constitucional al problema jurídico que existía desde hace años en el departamento del Cesar debido a la titularidad de los predios de la Hacienda Bellacruz hoy en día conocida como Hacienda La Gloria.

Al fallar una tutela la Corte protegió los derechos fundamentales a la vida, al trabajo, a la seguridad social, a la salud y a la vivienda digna de un grupo de familias campesinas desplazadas de los predios Potosí, Caño Negro, Los Bajos, San Simón, Venecia, María Isidra y San Miguel, que hacen parte de la antigua Hacienda Bellacruz.

Determinó el alto tribunal que cerca de 2 mil hectáreas que serían propiedad del empresario Germán Efromovich son terrenos baldíos de la Nación, por lo que deberían ser adjudicados a dichas familias.

La Corte ordenó dejar sin efectos las resoluciones que emitió en su momento el Incoder en las que permitió la ocupación del predio a Efromovich.

La Corporación Judicial indicó que se deberá continuar con el proceso de recuperación de esos terrenos para que sean entregados a campesinos una vez se establezcan quiénes cumplen los requisitos para ser beneficiarios de la adjudicación de esos terrenos.

El caso en cuestión se remonta a los días 13 y 14 de febrero de 1996, cuando un grupo de familias fueron desplazadas por los paramilitares del bloque Héctor Julio Peinado Becerra, comandado por Juan Francisco Prada Márquez, conocido como “Juancho Prada,” quien confesó los hechos en un proceso de Justitica y Paz, y dijo haber sido contratado por los hermanos Carlos Arturo y Francisco Alberto Marulanda Ramírez.

La familia Marulanda había registrado la propiedad de tales predios a favor de dos empresas familiares: MR de Inversiones y Frigorífico La Gloria, que fueron adquiridas en 2008 por la empresa panameña Dolce Vista Estate Inc., compañía que los entregó el 7 de octubre de 2010 a un encargo fiduciario administrado por Fiducafé, el cual está hoy bajo la titularidad de la Fiduciaria Davivienda. Por su parte, los derechos fiduciarios están en cabeza de MR de Inversiones SAS, cuyo único accionista hoy en día es la sociedad panameña Grupo Agroindustrial Hacienda La Gloria S.A.